Son Tus Hijos | Escuela de Familias - CHARLES DARWIN. EVOLUCIÓN Y VIDA

CHARLES DARWIN. EVOLUCIÓN Y VIDA

Autor: Marmelada, Carlos
Fuente: Casals

          Biografía novelada sobre unos de los científicos más polémicos de los últimos siglos. El autor, buen conocedor del tema, cae ligeramente en el defecto frecuente entre los biógrafos, que el cariño hacia el personaje le hace indulgente en algunos aspectos. Charles Darwin nació en Gran Bretaña en 1809; hijo de médico, su adaptación escolar fue mala; el fallecimiento temprano de su madre, hizo que su nombre fuera prohibido en casa por el padre de Charles, por el dolor que le supuso. Charles siempre quiso a su padre, a pesar de las discrepancias lógicas de la juventud, más todavía cuando Charles no se adaptó al sistema educativo y llegó a abandonar la carrera de medicina. En realidad, la gran pasión de Darwin, tal y como le llamaremos a partir de ahora, era el estudio de la naturaleza. La oportunidad de realizar un viaje alrededor del mundo, durante cinco años, estudiando los territorios y sus especies animales fue la gran oportunidad de su vida. Partiendo de Gran Bretaña, el pequeño barco llegó a Brasil y desde allí descendió hasta el estrecho de Magallanes para subir por la costa del Pacifico y desde allí poner rumbo a oriente. El viaje duró mucho tiempo, porque uno de los objetivos era realizar un mapa cartográfico de calidad. Mientras, Darwin observaba la naturaleza y recogía abundantes restos para el estudio posterior; fue en las isla Galápago, en mitad del Pacífico, en donde se terminó de abrir paso en su mente la evolución de las especies. La ruta continuó por Nueva Zelanda, sur de Australia, sur de África y regreso a su país de origen. En cinco años, Darwin había leído, estudiado, visto y recogido mucho material. A su vuelta, se casó de la joven de la que estaba enamorado y se pudo dedicar al estudio del material científico. La publicación del diario de viaje fue un éxito editorial. Sin embargo, Darwin aguardaba a publicar sus afirmaciones más rotundas, por dos razones básicas: como científico quería comprobar mejor sus tesis y como persona, pensaba en el sufrimiento espiritual que podía originar en las creencias de muchas personas, entre ellas su esposa, acostumbra a la interpretación literal de la Biblia. Cuando publicó El origen de las especies, lo hizo a la vez que otro científico y para evitar perder la legítima fama por su investigación. Es más problemática la publicación de El origen del hombre, en el que Darwin sostiene que en el hombre todo es fruto de una evolución cuantitativa; su postura religiosa se mueve en el agnosticismo consciente. Fueron algunos de sus seguidores los que adoptaron una postura beligerante y agresiva contra las creencias religiosas. Darwin no niega que Dios pueda estar en el origen del universo, pero en el origen del hombre piensa en una evolución lineal, más que cualitativa. Este paso, desde el punto de vista religioso, es mucho más rompedor que el de la afirmación genérica de la evolución, e incluso de la antigüedad de la tierra, que supone, con razón, mucho mayor de lo admitido hasta el momento. Marmelada, cuya descripción y relato son buenos, le falta dejar claro los puntos en los que Darwin va más allá de los pasos legítimos de la ciencia. Es verdad, que no se le puede acusar de mala fe; al contrario, su comportamiento en este tema parece muy prudente. Quizá son otros los que hacen decir a Darwin lo que este no dijo, pero falta por añadir aquellos puntos en los que las consecuencias a las que llega, no tienen la base suficiente para ser sustentadas; si estaban equivocados quienes sostenían una lectura literal de la Biblia, también lo están quienes presenta las evolución como una línea continua en fase creciente, en la que el hombre es un eslabón más de ese proceso. Cualquier científico serio sabe las dificultades que entraña sostener el evolucionismo radical; el propio autor de la biografía es buen conocedor del tema y es posible que después de escuchar una conferencia de Marmelada, la lectura del libro sea provechosa. Si se lee, sin esa preparación previa, su lectura puede causar perturbaciones dolorosas, innecesarias, pero de consecuencias desconocidas. Es una biografía que requiere ser leída tras una  explicación previa preparatoria. La lectura de este libro puede ser una buena ocasión para estudiar como la fe y la razón no sólo no se  contradicen sino que se respetan mutuamente.

 

Twitter