AÚN TE QUEDAN RATONES POR CAZAR

Autor: Álvarez, Blanca
Fuente: Anaya

         Relato ambientado en Nagasaki en 1945, durante los meses finales de la guerra. Ryo vive con su madre y con su abuela, a la espera de que regrese su padre que está en el frente de guerra. Ryo observa la conducta de las dos mujeres; la abuela educada en el shintoismo, considera una debilidad manifestar los sentimientos. La madre es budista, pero con todos los rasgos de una mujer japonesa de su época. Ryo tiene doce años y se siente atraído por su amiga Reyko, pero quizá la mayor madurez de ésta le lleva a rehuir el trato con el chico pues sabe que cuando regrese su hermano de la guerra, concertarán el matrimonio de la chica con quien él decida. La espera, el amor, el entorno cultural y las inquietudes de un muchacho en este contexto están magistralmente descritas por la autora. Aunque el tema ha sido tratado muchas veces, la autora sabe hacerlo de forma diferente y Ryo sabe que, como le decía su padre,aún le quedan ratones por cazar.