KAFKA Y LA MUÑECA VIAJERA

Autor: Sierra i Fabra, Jordi
Fuente: Siruela

         Sierra i Fabra reconstruye magistralmente como pudo entablarse una curiosa relación entre Kafka y una niña. Se sabe que hubo esas cartas, si bien nunca se han localizado, por lo que los textos que vienen en el libro son recreación del autor de esta novela. Kafka en 1923 estaba con una tuberculosis avanzada con poco más de cuarenta años. Convivía en Berlín con una chica joven. Un día que Kafka paseaba por un parque vio a una niña llorando. Tras un breve y corto interrogatorio descubrió que la niña había perdido a su muñeca. Kafka para consolar a la niña improvisó una ocurrencia: él era cartero de muñecas a sus dueñas y él tenía una carta en casa dirigida a esa niña, Elsa. Al día siguiente, kafka se presentó con una carta, sellada en Londres, dirigida a la niña en la que su muñeca le contaba algunas noticias. La actitud de Elsa llevó a Kafka a volver todos los días, durante varias semanas con una carta desde diversos lugares del planeta. Con el fin de poder poner fin a esa situación y dejar a Elsa feliz, a Kafka se le ocurrieron dos brillantes ideas. Relato bien escrito e ingenioso.

Twitter