EL RÍO DE LOS CASTORES

Autor: Martínez Gil, Fernando
Fuente: Noguer

          El libro fue escrito en 1980, pero la edición que tengo delante es de 2008. El autor que fue Premio Nacional de Literatura Infantil, relata la historia de un castor, llamado Moi, que observa como el río en el que vive comienza a volverse oscuro y sucio. Todos los castores de su colonia comparten la preocupación, pero él es el único que se decide a ir río arriba buscando el origen del deterioro. Se va encontrando con diversos seres vegetales o animales que comparten la preocupación, pero que no le siguen en su camino. Moi, como todos los jóvenes castores de su colonia, se reían de lo que narraban los ancianos sobre un ser peligroso al que denominaban Ma. Un día, cuando Moi se acerca a un espacio abierto en el bosque, un ser desconocido dirige un objeto hacia él y Moi recibe sin saberlo el roce de una bala que le lastima la piel. A partir de ese momento se volverá más precavido y cuando logra introducirse en una ciudad, se encontrará indefenso hasta que un gato le ayude a sobrevivir entre los hombres. Moi llega a olvidar su misión, hasta  que la llegada de la primavera se lo recuerda y vuelve al río y descubre que las aguas fecales de la ciudad son las que causan el deterioro de las aguas en quien denomina “gran hermano.” La solución que ofrece el autor resulta un poco forzada, así como simplista el planteamiento de una naturaleza que lucha por la vida un ser, que agrupa sin distinción a toda la raza humana, llamado Ma, que es el causante del deterioro ambiental. El libro está escrito con un lenguaje cuidado en el que abundan los adjetivos, hasta el punto de que sólo un lector con un rico vocabulario será capaz de entender todos los términos empleados. El mensaje ecologista que lanza resulta excesivamente simplista. El libro puede resultar aconsejable para chicos o chicas con poco interés ambiental y quizá no resulte aconsejable a quien tenga un planteamiento radical en el tema, hasta el punto de considerar culpable a la humanidad, sin matices.

Twitter