SIN NOVEDAD EN EL FRENTE

Autor: Remarque, Erich María
Fuente: Edhasa

         En la primera página del libro figura el siguiente texto: “Este libro no representa ni una denuncia ni una confesión. Pretende únicamente mostrar una generación que fue destruida por la guerra, aunque escapara de las granadas.” Cuando el autor se alistó con sus compañeros en el ejército alemán, alentados sus profesores, no sabía que sería de los pocos supervivientes de su promoción. El nombre auténtico del autor es Erich Paul Remark y publicó el libro en 1929. Relata con la intensidad y colorido de quien lo está viviendo, los efectos devastadores, externos e internos, que la cruenta y agotadora guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial, provocó en una juventud educada en la conciencia de que la guerra era un fenómeno superado. Es inevitable que se hiciera pregunta ¿Qué hago yo en esta guerra, si no conozco a ningún francés o inglés al que odie? Miles de personas morían a diario sin saber la razón de su lucha contra otros jóvenes de su edad. Resalta la brutalidad de algunas personas, poco relevantes en la vida civil, a los que unos galones les cambian su conducta. Se aprecia cómo algunos heridos piden el suicidio ante la posibilidad de la asfixia por gases, o la mutilación producida por la metralla. La crudeza de los relatos bélicos era innecesaria para relatar su visita a lo equivalente a un burdel; también sobra la escena de la cohabitación conyugal en un hospital. No aparecen referencias religiosas, salvo manifestar simpatía hacia el trato recibido en los hospitales católicos, si bien no entiende el sentido de los rezos de las monjas. El libro requiere madurez moral para su lectura; las descripciones de los destrozos producidos por la metralla en ocasiones son detalladas y pueden herir la sensibilidad de algunas personas. En cambio, puede ser útil para aquellos que frivolizan con la idea de la guerra sin conocer los efectos directos e indirectos que genera. Además es un testimonio real que muestra bien lo que el autor anuncia en la introducción.

Twitter