NO ERES UNA LAGARTIJA

Autor: López Narváez, Concha
Fuente: Anaya

          Texto sencillo pero logrado en el que narra como una lagartija se presenta ante otros animales de su entorno. El color  de sus ojos les lleva a no identificarla como tal y comienzan preguntar ¿tú qué eres? Ante la falta de una respuesta positiva y sí muchas negativas, llega a la conclusión de que es un monstruo y comienza a comportarse como ella deduce que se deben comportar los monstruos: destruyendo, pisoteando... Pero llega junto a una niña atareada que le hace un encargo para que le ayude a construir un objeto; las explicaciones que trata de dar la lagartija no logran interrumpir los encargos. Cuando, temiendo que se el olvide comportarse mal, se encara con la niña ésta le ayuda a recobrar su identidad. Desde entonces volverá a comportarse como lo que es, una pequeña lagartija. El texto es sencillo, aparentemente inocente, pero cargado de un valioso mensaje sobre lo que podemos transmitir o percibir.

Twitter