EL ENANO SALTARÍN

Autor: Grimm, hermanos
Fuente: Everest

         Es un relato de los hermanos Grimm adaptado. Cuentan que un molinero vanidoso, repetía que su hija hilaba tan bien que era capaz de convertir la paja en oro. Enterado el rey, hizo llamar a la joven al palacio y le anunció, mientras le enseñaba un pajar, que si era capaz de hacer lo que decía su padre, se casaría con ella, pero que si no lo hacía se pasaría el resto de sus días en la cárcel. La chica, llorando, no sabía que hacer, hasta que un enano saltarín apareció junto a ella y le propuso que él convertiría la paja en oro a cambio de que le entregara el primer hijo que tuviera con el rey. La joven, por salir del problema, así se lo prometió; pero cuando nació el niño y el enano lo reclamó, la reina le rogaba que no se lo llevara; tanto insistió que el enano le dijo: “Si aciertas mi nombre, te lo puedes quedar”. Por más intentos que hizo la reina no lograba acertar el nombre, hasta que un paje fiel, escondido tras las ramas, escucho cómo el enano, mientras danzaba junto a una hoguera, decía: “Nunca sabrá que me llamo Sin Nombre.” El paje corrió a decírselo a la señora, que así pudo salvar al niño.

Twitter