Son Tus Hijos | Escuela de Familias - LA VUELTA AL MUNDO EN OCHENTA DÍAS

LA VUELTA AL MUNDO EN OCHENTA DÍAS

Autor: Verne, Julio
Fuente: Alianza Editorial

          En el año 1872, un metódico inglés, Phileas Fogg, va a hacer dos cosas diferentes, contratar a un nuevo criado, de nombre Picaporte, y hacer una apuesta por valor de varios miles de libras sobre la posibilidad de dar la vuelta al mundo en ochenta días. Las cosas suceden con tal rapidez que Picaporte, que esperaba una vida tranquila, se ve ese mismo día embarcado en una aventura que jamás había vivido. La descripción de la ruta desde Londres hasta el canal de Suez permite hacerse una idea de los medios de locomoción de la época. El viaje desde Suez hasta Bengala, India, tiene la novedad de ver aparecer a un personaje que será como su sombra durante el viaje; el señor Fix, que está convencido de que Fogg es el autor de una robo importante ocurrido en las fechas de su partida. El inocente Picaporte durante una parte del viaje no se dará cuenta de que Fix lo que espera es una orden de detención sobre Fogg. Cruzar desde Bengala hasta Calcuta presenta un ligero inconveniente, lo que da origen a hacer parte del viaje en elefante y a salvar la vida de una señora, Auda, de la que acabarán haciéndose cargo. La llegada hasta América es más complicada de lo que esperaban. Cruzar América en seis días de viaje en ferrocarril era impensable unos decenios antes. Por fin, se produce la esperada llegada Gran Bretaña y al poner el pié en el suelo inglés, el señor Fogg es detenido acusado del robo por el que le perseguía Fix. Varias horas después se aclaró que el verdadero autor era otro; pero Fogg por cinco minutos de retraso, después de haber puesto tantos medios extraordinarios pierde la apuesta... pero la geografía le salva; al haber emprendido el viaje hacia el Este, ha ahorrado un día en su viaje. En realidad ha ganado la apuesta y se convertirá en el feliz marido de la señora Auda. Vale la pena seguir el recorrido con un mapa para aprender o repasar geografía; puede ser una buena ocasión para explicar o recordar los husos horarios y el giro de la tierra sobre sí misma como mediada de tiempo. El ganar o perder horas respecto al huso horario en el meridiano O, se aprecia especialmente en este relato. Verne, fiel a sus costumbres, exagera el carácter flemático e imperturbable de Fogg, pero logra un libro ameno y atractivo.

Twitter