MI FAMILIA ES COMO UN AVIÓN

Autor: Antonio Gómez Amigo

Ingeniero de telecomunicaciones.

Padre de familia numerosa.

Orientador familiar.

Fuente:

 Original para sontushijos

En la familia hay dos jefes: la madre y el padre, y eso requiere mucha comunicación.

 

A veces nos puede parecer que nuestra familia es como un avión.  En vez de circular seguros por una vía, como los trenes, o por una carretera, como los coches, vamos por el aire, sin unas referencias definidas.  Cuando nacieron nuestros hijos bromeábamos diciendo que habían llegado sin manual de instrucciones, y podríamos seguir diciendo lo mismo de la adolescencia, de la comunicación en el matrimonio y de tantos otros temas.  Tenemos la sensación de que conducimos un avión que siempre está un poco fuera de ruta y cuyo rumbo tenemos que estar corrigiendo constantemente para llegar al destino.

Además, a diferencia de los trenes y de los coches, los aviones, por lo menos los comerciales, tienen dos puestos de control, para el piloto y el copiloto. En la familia hay también dos conductores: la madre y el padre.  El resto de las organizaciones tienen normalmente un único jefe a la cabeza: el presidente del país, el CEO de una multinacional o el capitán de un equipo.  Pero la familia tiene dos directivos al mismo nivel.  Eso tiene muchas ventajas, porque marido y mujer ven las cosas desde puntos de vista complementarios, pero requiere también mejor comunicación y coordinación que en cualquier otra sociedad. Hay que aprender a hablar de los problemas, a escuchar lo que piensa el otro, aceptando que puede tener razón, y a consensuar las soluciones.  Si no, será como un avión con un piloto y un copiloto tirando cada uno de los mandos para su lado.

Twitter