EL NÚMERO DE ALUMNOS EN EL AULA Y LA CALIDAD DEL PROFESOR

Autor: Enrique Marcos

Licenciado en Derecho y diplomado en criminología.

Máster en formación del profesorado y Máster en Admistración Local.

Diploma de estudios avanzados en la Universidad de La Rioja.

Título superior en francés.

Funcionario del cuerpo de gestión procesal de la administración de justicia.

Profesor de francés en ESO y Bachillerato en el colegio Las Fuentes – Alcaste.

Fuente:

Sontushijos

Por encima de otras variables siempre se se encuentra la calidad del profesor.

A la hora de realizar inversiones y de buscar la calidad y la excelencia en la educación las Administraciones públicas tienen en cuenta variables como el número de alumnos en el aula y la ratio tanto de estudiantes como de docentes ( aunque uno de los objetivos dela Administración educativa debe ser reducir la ratio alumno/profesor ya que ello siempre tiene un efecto positivo y un mejor aprovechamiento en el aula). Pero recientes estudios elaborados por economistas y profesionales de la educación, han demostrado que por encima de estas variables, se situaría la calidad y formación de los profesores

Así lo afirman Jorge Calero y Josep- Oriol Escardíbul, investigadores de la Universidad de Barcelona y el Instituto de Estudios Bursátiles, en un trabajo titulado “Recursos escolares y resultados de la educación”, elaborado para las Fundaciones Sociedad y Educación y la Ramón Areces.

“Ahora bien, para obtener beneficios significativos debe producirse una elevada inversión que, seguramente, sería mejor destinar a mejorar la calidad del profesorado”

Ambos autores han llegado a estas conclusiones tras analizar los datos del último informe PISA. Llegan a la conclusión de que para la mejora del rendimiento educativo del alumno es mejor invertir en la calidad del profesorado que aumentar su número en los centros escolares. Así lo explican

“La evidencia empírica existente permite concluir, con alguna salvedad, que los conocimientos y las capacidades del profesorado, así como su salario, en especial si se vincula con el rendimiento del estudiante, y parcialmente los años de experiencia docente, inciden positivamente sobre el rendimiento del alumnado”

Otra de las conclusiones a la que llegan es que no todo son ventajas en las clases con pocos alumnos, sino que existe un umbral óptimo (que debe ajustarse a la edad de los estudiantes), por debajo del cual, las ventajas de esa atención más personalizada por el profesor no son tan indicativas ni reseñables. Asimismo por encima de este umbral o límite de alumnos, la capacidad del profesor de atender con mayor atención a cada alumno se pierde o se reduce en una gran proporción.

Los datos demuestran que en los últimos años las partidas presupuestarias dedicadas a la formación del profesorado, se han  visto reducidas considerablemente. Así se pasó de 52 millones que se dedicó en el año 2011, se ha pasado a 3, 5 millones en los Presupuestos Generales del Estado del 2015.

La actitud de los profesores siempre ha sido, como lo ha colaborado los informes de la OCDE es la de mostrar un continuo interés y preocupación en mejorar sus capacidades profesionales y docentes.

Twitter