LA IMPORTANCIA DE LA AUTOESTIMA Y EL AUTOCONCEPTO DE LOS NIÑOS

Autor: Jone Larreta

Licenciada en Pedagogía y Psicopedagogía por Universidad del País Vasco.

Diplomada en Magisterio por la Escuela Universitaria Villanueva.

Titulación en Euskara.

10 años ejerciendo en Educación infantil, tanto en primer como en segundo ciclo.

Actualmente, tutora del curso de 2º de Infantil en el Colegio Eskibel.

Fuente:

Sontushijos

Con este artículo lo que pretendemos es concienciar a los padres de la importancia que tienen sus conductas para con ellos para el desarrollo de la autoestima y el autoconcepto de sus hijos. Hay que tener muy presente en todo momento que la autoestima de un niño y por tanto su autoconcepto puede ser bueno o malo dependiendo de las actuaciones y las respuestas que obtengan por nuestra parte.

Empezaremos por tener claro lo que significan éstos conceptos.

¿Qué es el AUTOCONOCIMIENTO? Es la percepción que tiene el niño de sí mismo, es la sensación del "yo" diferenciado de los demás. Sin autoconocimiento no se puede construir el autoconcepto.

¿Qué es el AUTOCONCEPTO? Es la descripción de esa percepción que hemos comentado anteriormente. Responde a la pregunta "¿Quién soy yo?" Es la estimación que un individuo siente hacia su persona y que es muy importante para su desarrollo vital, para su salud psicológica, su actitud hacia sí mismo y hacia los demás. 

El autoconcepto influye considerablemente en la conducta y en las vivencias del individuo, se va desarrollando y puede ir cambiando a lo largo de la vida de manera que la persona va creando su propia auto-imagen, no se nace con un autoconcepto propio, ya determinado. 

¿Qué es la AUTOESTIMA? Es la capacidad que tiene el niño de evaluar positiva o negativamente su percepción. Si esas características son positivas, su autoestima será alta, sí son negativas, su autoestima será baja. No es innata, es el resultado de una larga secuencia de acciones y sentimientos que se van sucediendo a lo largo de la vida.

¿Qué es la AUTONOMIA? Es la capacidad de hacer cosas por sí mismo, es la capacidad para diferenciarse de los demás a través de lo que hace. Es la capacidad por la que el niño se va haciendo progresivamente independiente de los adultos. 

Me gustaría poner un breve ejemplo sobre lo que sería el autoconcepto de un niño, y dar a  conocer la importancia que juega el papel del adulto en su autoestima.

Imaginemos que un niño se da cuenta de que no es bueno en algo, por ejemplo, haciendo ejercicios de braqueación en psicomotricidad.  Si el niño se da cuenta de que le cuesta, de que no lo hace bien, la auto descripción que hará de sí mismo (autoconcepto) es que esa actividad no se le da bien y eso le llevará a valorar negativamente esa actividad y a pensar que no es apto  para ello. Si además sus padres o profesores realizan con él esa actividad ayudándole y haciendo comentarios poco afortunados, eso repercutirá en que el niño adquiera una baja autoestima. Hay que darles ayuda, pero también autonomía y motivación, apoyarles para que la motivación crezca y así la autoestima mejore, mejorando también así su autoconcepto.  

Una vez que el niño se percibe a sí mismo produce una respuesta individual que le informará de si su actuación ha sido eficaz o no, desarrollará un sentimiento de competencia o incompetencia y, por tanto, una autoestima positiva o negativa. 

La autoestima está estrechamente relacionada con la educación afectiva y juega un papel fundamental en el desarrollo de los niños, ya que, entre otras cosas, refuerza la confianza que tienen en sí mismos. Nos parece uno de los puntos más importantes que influyen en el desarrollo del autoconcepto, ya que  un niño lo suficientemente seguro de sí mismo es un niño sano.

La autoestima es la conciencia de una persona de su propio valor, es nuestro espejo real que nos enseña cómo somos, qué habilidades tenemos y cómo nos desarrollamos a través de nuestras experiencias y expectativas.  Es el resultado de la relación entre el carácter del niño y el ambiente en el que se desarrolla. De su grado de autoestima dependerá su desarrollo en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades, y por supuesto, en la construcción de la felicidad. Cuando un niño adquiere una buena autoestima se siente competente, seguro y valioso. Será una persona responsable, se comunicará con fluidez y se relacionará con los demás de una forma adecuada.

Al contrario, un niño con baja autoestima no confiará en sus propias posibilidades ni en la de los demás, se sentirá inferior frente a otras personas, y por lo tanto, se comportará de una forma más tímida, más crítica y con escasa creatividad.    

La autoestima es una pieza fundamental en la construcción de los pilares de la infancia, se construye diariamente a través de las relaciones personales de aceptación y confianza. 

"No conseguiremos que nos valoren sí no nos valoramos a nosotros mismos. No conseguiremos que nos valoren sí no nos consideramos dignos de ser valorados " 

Al hilo de este tema, no me gustaría concluir este artículo sin hablar de un video que podemos ver en Youtube en el que un adulto realiza la siguiente pregunta a una serie de personas "¿Cambiarias algo de tu cuerpo?"  Podemos ver como los adultos responden con un sí rotundo a esta pregunta, cambiarían muchas cosas de su cuerpo, demuestran estar llenos de inseguridades. Por otro lado, realizando la misma pregunta a una serie de niños podemos comprobar cómo están encantados con su cuerpo, todos responden que no cambiarían nada, que son felices tal y cómo son.  Gracias a este vídeo podemos ver que, en general, la autoestima es mejor en la infancia que en la edad adulta, por ello, es justo en esta edad cuando debemos potenciarla, el resultado de esta investigación da que pensar. ¡¡Reflexionemos sobre ello!!   

Twitter