MI HIJO SE PORTA MAL EN CASA PERO BIEN EN EL COLE

Autor:

 Antonio Gómez Amigo

Ingeniero de telecomunicaciones.
Orientador familiar.
Padre de familia numerosa.

“¿Tienen nuestros hijos una doble moral?”

A muchos padres de niños pequeños nos sorprende que los profesores alaben lo bien que se portan en el colegio, cuando en casa son unos trastos.  Parece que tienen una doble moral, y a los padres nos gustaría que fueran más coherentes y funcionaran siempre bien.

También para los adultos parece que muchas veces hay una moral pública y otra privada. Estos días un cuadro de Bill Clinton nos ha recordado el escándalo Lewinsky, que planteó si el comportamiento privado de un gobernante debe tenerse en cuenta para juzgar su capacidad de dirigir un país.  En Estados Unidos tienden a considerar que no debe tener el control del botón nuclear quien no es capaz de controlar su bragueta, mientras que en Europa parece que el comportamiento privado de los gobernantes no tiene ninguna relevancia.

En el fondo lo que está en juego es nuestra concepción del bien y de la ética. Si la concebimos como una serie de normas más o menos arbitrarias, entonces es lógico que pensemos que las reglas están para saltárselas, y que solamente obligan si el árbitro o Hacienda te pilla. En este caso, de la ética de nuestros políticos sólo nos interesará si nos roban o no el dinero.

En cambio, si lo fundamental es el objetivo de ser mejores personas en todos los aspectos, y entendemos las normas éticas como una indicación del camino para conseguirlo, entonces el comportamiento público y privado están muy relacionados. Lo entienden perfectamente los padres de los niños que se portan bien en el cole, pero mal en casa.

Twitter