SMARTPHONE NUEVO

Autor:

 Antonio Gómez Amigo

Ingeniero de telecomunicaciones.
Orientador familiar.
Padre de familia numerosa.

“Steve Jobs no dejaba a sus hijos usar el iPad. Nosotros tenemos que enseñarles a usar bien el smartphone”

Al volver a encontrarse en el colegio después de las Navidades, un grupo de chicas adolescentes hablaban de sus regalos de Olentzero y Reyes.  Muchas tenían smartphones nuevos, y todas comentaban las últimas apps:

“Pues desde que mi padre ha descubierto la app ‘Time Away’, el momento más emocionante del día en mi casa es la hora de irse a dormir, porque mis hermanos y yo estamos enviando los últimos mensajes en Whatsapp o Twitter, o terminando una partida con el móvil, y sabemos que se va a desconectar.  Luego los smartphones se bloquean, se oyen los gritos de mis hermanos y solo queda leer o irse a la cama”.

Ante las nuevas tecnologías los padres podemos dudar entre animar a nuestros hijos a estar a la última o preocuparnos por los riesgos y peligros: falta de sueño, distracciones para hacer los deberes, bulling a través de las redes sociales… Parece imposible conocer todas las apps que aparecen y sus riesgos, y mucho más ponerles coto.  Además, no queremos ser unos padres rancios y anticuados.

Desde los psicólogos y los educadores hasta los gurús de la tecnología están de acuerdo en que hay que poner límites.  El propio Steve Jobs, creador del iPhone y del iPad, no dejaba a sus hijos utilizarlos.  Hay que poner límites para no usarlos por la noche, durante las comidas, a la hora de estudiar.  Nos pueden ayudar algunas apps, como Time Away para Android, para controlar los horarios, o Mobicip para filtrar los contenidos de Internet.  Pero lo más importante sin duda es que hablemos con nuestros hijos: que les preguntemos para qué usan el móvil, con quien se conectan, qué información comparten, que juegos les gustan.  Y darles ejemplo, sabiendo apartar nuestro propio móvil cuando son ellos los que nos preguntan algo.

Twitter