INTELIGENCIA Y FELICIDAD

Autor: Lorena Zabala

Licenciada en Ciencias Sociales y de la Comunicación por la Universidad del País Vasco.

Realizó estudios de Doctorado en Relaciones Internacionales especializándose en Comunicación Audiovisual Internacional.

Ha realizado estancias de investigación como profesora invitada en distintas universidades: Iberoamericana en México D.F y en la Universidad de Rosario (Argentina).

Profesora en Ayalde Ikastetxea

Fuente:

Sontushijos

Los elementos nocivos que dificultan el desarrollo de la inteligencia.

¿Sabíais que el mayor enemigo del desarrollo de nuestra inteligencia es la depresión, el aburrimiento, la falta de motivación y la pereza?. Por eso, hay que evitar estos elementos nocivos a toda costa.

Una de las frases más oídas desde siempre en mi casa es: ¡guerra a la pereza!. Y la verdad reconozco ahora que ha resultado muy beneficiosa en todos los sentidos ya que en muchas ocasiones a todos nos cuesta hacer cosas, ponernos en marcha, madrugar, pensar, estudiar, memorizar, etc…sobre todo en la época de la adolescencia.

El remedio mágico para luchar contra todo ello es  actuar:  mover el cuerpo y la mente. Desde siempre hemos sabido lo que es bueno para mejorar nuestra inteligencia pero es sólo desde hace pocas décadas que se conoce de forma precisa  y científica cómo y porqué se mejoran las conexiones neuronales con ciertas actividades y cuidados.

Los retos intelectuales y físicos son las mejores fórmulas que mejoran los procesos de aprendizaje y la capacidad memorística. En los adolescentes el impacto del aburrimiento y de la tristeza es más acusado por lo que hay que prevenir desde casa poniendo a su disposición retos constantes intelectuales y físicos. Cuando un adolescente permanece en estado de tristeza, inmovilismo y cae en la apatía (esto los vemos con regularidad en el aula los profesores de ESO), la corteza cerebral se retrae. En cambio con la estimulación se produce el efecto contrario: la corteza cerebral se expande y desarrolla.

 A continuación os hablaré de algunas pautas sencillas que mejoran nuestra inteligencia de manera sustancial. Estas con las siguientes:

  1. Ejercicio físico y mental regular. Organizar salidas al aire libre, mover el cuerpo de forma regular sin que resulte agresivo. Igualmente leer, hacer crucigramas etc y juegos que requieran pensar.
  2. Alimentación adecuada
  3. Búsqueda contínua de retos y desafíos. Si no los tienes, hay que buscarlos.
  4. Mantenimiento de las relaciones sociales. La comunicación con los demás es fundamental y no aislarse.
  5. Cariño, afecto y amor. Dar y recibirlo de los demás es fundamental.

Y es que el cerebro es un órgano  que por suerte si lo trabajamos adecuadamente, resulta bastante agradecido. Así lo afirman varios estudios sobre la inteligencia y cómo cuidar y mejorar el cerebro que es el órgano que la alberga. Destacamos entre otros, por ejemplo R.Colom Marañón y A.Vallejo- Nágera en su estudio: “Tu inteligencia. Cómo entenderla y mejorarla”.

Porque cuando nos preguntamos cuál es el fin último de la inteligencia es cierto que es el de por supuesto garantizar nuestra subsistencia. Pero no sólo eso sino que  también es que nuestra vida tenga la mayor calidad posible y que nos permita sobre todo: ser felices.

Twitter