¿QUE TE PARECE SI NOS LIAMOS?

Autor: José María Contreras
Licenciado en Biología.
Dedicado desde siempre a la formación de personas, tanto en la empresa como en centros educativos.
Diplomado en Pedagogía y PDD en el IESE.
Fruto de su experiencias ha podido publicar más de una docena de libros y ha colaborado en distintos medios de comunicación.
Padre de tres hijos.

Hay que tener personalidad.

 

Liarse, según he podido deducir por múltiples conversaciones es, más o menos, tener relaciones sexuales sin que haya penetración. Se me podría hacer alguna matización pero, en el fondo, así es. Significa lo mismo que magrearse, palabra ciertamente malsonante. Liarse, en cambio, no suena tan mal.

 Algunas personas que no quieren tener relaciones sexuales antes de casarse, se lían, porque piensan que no es una relación sexual. Las personas que se lían de forma habitual, si no cambian de actitud, en muy poco tiempo terminan teniendo relaciones completas.

 No es infrecuente pedir liarse, a través de las redes sociales, a chicos o chicas con las que se tiene muy poca confianza.

 Dicho esto me gustaría hacer una serie de consideraciones al respecto. Perdóneseme que, fundamentalmente, vayas dirigidas a las chicas. Creo que son las que mandan en "el lio". También he de decir que son con las que más he hablado de este asunto.

 En un "lio" se vierten fluidos corporales, con motivo de la excitación sexual, o sea, es una relación sexual, aunque incompleta.

 Si un chico se lía con frecuencia, se convierte en un mujeriego y está haciendo que sea difícil para él la fidelidad a una persona en el futuro.

 Habrá que tenerlo en cuenta a la hora de establecer una relación de noviazgo con él.

 Una chica que se lie con frecuencia, se convierte en una mujer facil, lo cual hace más difícil la futura fidelidad.

 No conozco a ninguna chica que no quiera que se la respete, liándose está diciendo a su entorno: No me respetéis. Aunque ella no lo crea así. Además, está mandando un mensaje acerca de como quiere que se le trate.

 Puede ser muy emocionante ver a otra persona emocionada por tocarte, pero también es verdad que es una falta de autoestima el tener que comprobarlo. Es valorarse poco. ¿No sabías que se iba a emocionar? ¿Merece la pena tener que comprobarlo a pesar de todo lo que se pierde?

 Muchas veces, a ese que te pide liarte no es que le gustes especialmente, ni que te diferencie de las demás, es que tiene tal enganche sexual que no puede dejar de liarse. Tiene que satisfacer un vicio. Y ese deseo lo está paliando contigo.

 No sé si es muy femenino ponerse delante de una persona, que tú sabes que no está comprometida contigo de por vida, y que se ponga a toquetearte por todos lados y a quitarte ropa para tocarte mejor y que esa excitación, le haga tener una eyaculación. Es probable además, como he dicho antes, que no le gustes tú, sino que le guste tocar, es lo que se llama caricia erótica.

 Esa persona además se está incapacitando para poder querer en el futuro, y tú también. Cada vez seréis menos dominadores de vosotros mismos, menos libres. A menor libertad menor capacidad de amar. Es muy probable que esté enganchado y tú le estés cubriendo esa necesidad de enganche que tiene. Si no lo está, puedes estar ayudándole a que lo esté en el futuro. No tiene nada que ver con el amor, solo es deseo.

 Se está favoreciendo una adicción: Cada vez cuesta menos liarse y cada vez cuesta más no liarse.

 Si no lo hiciera nadie, no lo haría yo, me contesto una chica que me estaba hablando de sus “líos”.

La persona tiene que saber ir contracorriente sin sentirse ella mal, aunque en algún momento pueda tener sensación de que es rechazada. Quien la rechaza, es quien se está sintiendo mal. Por eso se produce el rechazo. En muchas circunstancias de la vida habrá alguien que nos rechace; nuestra conducta le está haciendo sentirse mal.

 Tener personalidad es saber llevar, sin dramatismos y con naturalidad, esas situaciones. Cuanto más entrenado se esté, más fácil será. En algunos casos por amar y ser fiel a una persona, se expone uno a ser rechazado por otras. Eso es frecuente y requiere práctica.

 La primera vez que te lías te sientes sucia, después cada vez menos. No es que las cosas sean distintas, sino que como liarse tiene que ver con los sentidos, sigue la ley de los rendimientos decrecientes, y cada vez le da uno menos importancia, porque está más enganchada. No es el amor, sino el vicio lo que estas dejando entrar en ti.

 En estas conclusiones, como he dicho, el acento lo he puesto en las chicas igualmente sirven, muchas de ellas, para los hombres. Para terminar, diré una sentencia de una chica: liarse nunca es una manifestación de amor.

 En nuestras relaciones afectivas no queremos meter la inteligencia. Solo queremos que funcionen los sentidos.

 La inteligencia, con frecuencia, es un obstáculo para hacer lo que nos pide el cuerpo.

 Es una buena forma de no ser querido.

Twitter