Son Tus Hijos | Escuela de Familias - ¡HAN FICHADO A MI HIJO POR 15 MILLONES!

¡HAN FICHADO A MI HIJO POR 15 MILLONES!

Autor: Eloy Olabarri Echevarría
Arquitecto.
Director del Munabe Ikastetxea
Padre de familia.
Orientado familiar.
Fuente:

Original para sontushijos

¿Por qué bautizar a los recien nacidos?

 

Ayer por la tarde pasó algo absolutamente increíble. Recibí un llamada del presidente del Athletic proponiéndome un trato para el futuro de mi hijo pequeño, Nicolás, de sólo un año. El Athletic me envía todas las semanas un DVD de las mejores jugadas, que debo ponerlas en la tele. Hasta los 14 años. Ahí él debe decidir si le gustaría ser futbolista. Si así lo decide, sólo con haber visto los DVDs, sin haber entrenado una sola hora, el club me garantiza que lo fichan, por 15 millones de euros al año, hasta los 35 años. Y al retirarse de la práctica activa, la propuesta es que se queda como entrenador o asesor.

El caso es que no termino de verlo claro, porque no quiero condicionarle. Puede que a los 14 años él prefiera ser del Barça o, incluso, del Real Madrid. Incluso puede tener ilusión por dedicarse a la arquitectura, con los tiempos que corren. Creo que le voy a contestar que mejor lo dejamos. Que Nicolás entrene mucho, con frío, calor, lluvia, vaya progresando... y que se lo gane él solito, y luego, ya veremos si los representantes hacen bien su trabajo.

Todo esto no puede menos que resultar absurdo. Lo es. Desgraciadamente, el "presi" nunca me ha llamado. Ahora supongamos que en la imaginaria historia anterior, cambiamos algunos protagonistas.

La Iglesia nos propone bautizar a un niño recién nacido. Si decimos que sí, Ella se encarga de cuidar de su alma mediante la catequesis, la Confesión, la Comunión, y todo lo demás. Cuando el chico esté preparado, se Confirmará. Todo este tiempo la Gracia ha estado transformando su alma. Y llegar al final de su vida, le espera la vida eterna. ¿Y qué son quince millones de euros al año durante veinte y una jubilación como Director Deportivo comparados con la Vida Eterna?

Pues frente a este panorama, cada vez son más los padres que deciden responder con un no al proyecto de amistad con Dios para el alma de su hijo. Hace unos días me llegaba el dato de que en la provincia de Gipuzkoa los niños no bautizados superan ya a los niños que se bautizan.

Sin ese primer sí de los padres y padrinos en el bautizo, estamos condenando a nuestro pequeño a entrenar, con calor, frío, durante muchos días, en la incertidumbre de un futuro cargado de dificultades para que el Espíritu Santo llegue a tocar su alma.

El Creador, por medio de Jesús de Nazaret, instituyó el bautismo para que pudiéramos recuperar los "puntos" que la primera pareja perdió por el engaño de la serpiente. Había proyectado una vida inmortal, en perfecta sintonía con El y con la Naturaleza. Según el Génesis, Dios paseaba por las tardes de tertulia con Adán y Eva. Pero al caer en la trampa del ángel caído, todo eso se acabó. La amistad entre el Creador y el hombre, rota, al ejercer éste la libertad de manera egoísta. Sólo la venida de Dios hecho hombre la podía restaurar completamente, para volver a permitir que los hombre volviéramos a ser felices en la eternidad. Y eso fue lo que costó la pasión del Señor.

Un niño no bautizado puede ser igual de listo, guapo, bueno e incluso humanamente feliz que un niño bautizado, pero éste es amigo de Dios desde el comienzo, y tiene infinitamente más fácil gozar de su amistad en la Vida Eterna. ¿Cómo se le puede negar esa Felicidad, precisamente por las personas que más la quieren? 

Twitter