EL HOMBRE: ¿UNA MÁQUINA SEXUAL?

Autor: José María Contreras
Licenciado en Biología.
Dedicado desde siempre a la formación de personas, tanto en la empresa como en centros educativos.
Diplomado en Pedagogía y PDD en el IESE.
Fruto de su experiencias ha podido publicar más de una docena de libros y ha colaborado en distintos medios de comunicación.
Padre de tres hijos.
Fuente:

Blog JMContreras

Defender la dignidad de la persona

 

Me decía un psiquiatra amigo mío, que una de las consecuencias que está teniendo la banalización del sexo en la sociedad actual es la de creerse que el hombre es una máquina.

Los medios de comunicación están dando la sensación – especialmente la TV- de que el sexo es como una máquina tragaperras. Se aprieta este botón y luego este otro y ya esta: sexo y placer. Luego viene la realidad.

El ser humano tiene la tendencia – fuertemente arraigada – de sojuzgar al otro, de que haga lo que yo quiero, cuando yo quiero y como yo quiero. En un aspecto tan íntimo como el sexo, esta actitud tiene consecuencias funestas.

Comportamiento que se acrecienta, sobre todo, cuando se educa que el otro es algo de usar y tirar, al que hay que obtenerle un rendimiento máximo en términos de placer.

¿Dónde dejamos la dignidad del hombre?

Sencillamente no existe. Solo utilitarismo. Estoy con el otro en cuanto me sirve, en el momento que piense que me puede servir más otra persona, cambio. Es una de las consecuencias del individualismo feroz de nuestros días.

Si a esto añadimos que muchas personas tienen como valor supremo la belleza física, que se utiliza para ser capaz de atraer al otro sexualmente, nos daremos cuenta que el respeto, en muchas relaciones, brilla por su ausencia. Sencillamente no existe.

No olvidemos que esa falta de respeto se puede manifestar de una manera agresiva y violenta. Cuando no consigue lo que desea, el individualismo, puede llevar a la agresividad y la violencia.

Este utilitarismo, utilizo al otro de manera que me dé el mayor placer posible, está ocurriendo en parejas desde que son adolescentes. Personas que no se respetan, ni saben hacer que las respeten. Digo más, no saben lo que es respetar.

Es decir que en el fondo, con esa exaltación de la belleza física y de la sexualidad, lo que se está diciendo es- aunque no se quiera- utilízame como cosa.

Porque lo que se está intentando con esos comportamientos- no nos engañemos- es crear deseo. Es una máxima de muchas personas, ellos y ellas.

Un objetivo vital que les lleva a tener una vida llena de vacío, solo pendiente de lo menos importante aunque, en una etapa de la vida, pueda resultar muy atractivo: hacer que los demás me deseen físicamente.

Entonces unimos el hambre con las ganas de comer: Se está educando para utilizar y para provocar el deseo de ser utilizado.

En las sociedades más acomodadas, las operaciones de cirugía estética están aumentando fuertemente en todos los estratos de la sociedad. Fundamentalmente con dos finalidades para gustarme más y para gustar más. Y yo me gusto más en la medida que sé que voy a gustar más. En el fondo ,en muchos casos podemos decir: para que me deseen más.

Si esa es una, o la más importante, de las preocupaciones de las personas en nuestra sociedad, podemos concluir que estamos haciendo una sociedad muy superficial, como consecuencia de lo cual, hay mucho sufrimiento que podría evitarse, pero que no se evita. Sufrimiento evitable. Placer cercano, sufrimiento a medio y largo plazo.

Esto lleva consigo una sociedad donde el aburrimiento, la falta de cariño, la saciedad de tonterías, la falta de preguntas, hace que florezcan las vidas sin sentido y el aburrimiento hasta la náusea. ¿Qué hacer cuando la belleza desaparece? ¿Cuándo ya uno no puede ser deseado?

Es necesario recuperar la feminidad y el pudor.

Twitter