LAS RAZONES DE LA FE

Autor: Lorena Zabala
Licenciada en Ciencias Sociales y de la Comunicación por la Universidad del País Vasco.
Realizó estudios de Doctorado en Relaciones Internacionales especializándose en Comunicación Audiovisual Internacional.
Ha realizado estancias de investigación como profesora invitada en distintas universidades: Iberoamericana en México D.F y en la Universidad de Rosario (Argentina). 
Profesora en Ayalde Ikastetxea.
Fuente:

Original para sontushijos

Para apreciar la luz, puede ser bueno estar un tiempo a oscuras.

 

Parece que algunos se esfuerzan en ofrecer una barrera insalvable entre Fé y Ciencia, algo que en mi opinión no existe. Y para muestra un botón: El Papa Francisco entre otros estudios, se formó en Química. Creo que la investigación en todas las áreas de conocimiento no hace sino acercarnos más a Dios.

Un día en la Universidad, cuando yo era estudiante en la Facultad de Periodismo, el profesor deTelevisión Informativanos quiso enseñar cómo funciona la luz y lo importante que es para que una cámara de televisión pueda recoger la imagen. Una vez en el plató, completamente a oscuras, accionó un interruptor y surgió del techo una luz potentísima absolutamente cegadora. Los alumnos que más apreciamos su poder éramos los que estábamos más alejados de la misma y esa experiencia fue para mí toda una revelación. Los que estaban bajo la luz se quedaron cegados unos instantes y creo que no tuvieron la espectacular experiencia que tuvimos los que estábamos fuera de ella.

Quizá para apreciar la Fé haya que estar un tiempo completamente a oscuras porque es la forma de verla bien.

Hay un momento en la vida en que uno se empieza a cuestionar: ¿cuánto de todo esto lo creo realmente por mí mismo y cuánto he heredado de mis padres u otras personas?. Todos tenemos dificultades en ciertos momentos, por ejemplo en la adolescencia, para determinar en qué creemos realmente y si Dios está presente o no. Tal es así, que podemos señalar que ser creyente es una construcción que se va dando a medida que la vida nos presenta desafíos.

Este pensamiento me ha llevado a leer acerca de la experiencia de científicos que encontraron la Fé a través de la Ciencia partiendo de un completo ateísmo. Me resulta muy interesante y altamente fascinante cómo se ha obrado el cambio en sus vidas. Tras la lectura de algunas de las experiencias de estas personas de ciencia , observo que han dejado atrás la búsqueda de una respuesta lógica y racional en sus vidas e investigaciones y buscan respuestas de tipo emocional que les ayuden a dar un sentido a su vidas.

En conclusión, creo que debemos reflexionar cada uno en nuestros trabajos y actividades y hacernos esta gran pregunta: ¿vale la pena lo que estoy haciendo?. Creo que hemos sido dotados todos de distintas cualidades y talentos con un propósito y hemos de aprovecharlo al máximo.

Sabemos cómo transcurre la vida humana pero ello no nos dice cuál es su sentido. Hay algo que me quedó muy claro en la Facultad de Periodismo y es que las preguntas ¿Cómo? y ¿Por qué? son muy diferentes.

En conclusión, hay muchas cosas que son enormemente importantes y que no pueden demostrarse científicamente.

Los gallegos tienen un dicho: “o que mais mira menos ve”.

Twitter