TODO VALE

Autor: Antonio Gómez Amigo

Ingeniero de telecomunicaciones. Padre de familia numerosa. Orientador familiar.

Fuente:

Original para sontushijos

Nuestros hijos tienen que aprender en casa que no todo vale para conseguir lo que uno quiere

Estos últimos días hemos conocido la terrible noticia del asesinato de un “ultra” a manos de los fanáticos de otro equipo de fútbol.  Si no hemos perdido la sensibilidad, es lógico que nos preguntemos cómo es posible que suceda esto; y si los agresores son seres de otro planeta o podrían ser vecinos de nuestro barrio.

Hace unos años un equipo de deporte escolar había perdido todos los partidos de la temporada, pero les quedaba una última oportunidad: recibían en casa al equipo más asequible del grupo.  Durante los días previos el entrenador mentalizó a sus jugadores: había que ganar “como fuera”.  Los chavales entrenaron con más intensidad que nunca, con la ilusión de ganar aquel partido.  El día en cuestión, al llegar al campo, vieron al entrenador con dos compañeros de la categoría superior, que jugaron con ellos todo el partido.  Ganaron y lo celebraron por todo lo alto.

¿Qué mensaje les quedaría grabado a aquellos chicos?  Sin duda, que “todo vale” con tal de ganar. Que no importa hacer trampas si conseguimos lo que queremos.  En definitiva, que el fin justifica los medios.  Y esa mentalidad, llevada al límite, es la que lleva a una persona a pensar que todo vale para conseguir más dinero, o para defender el supuesto orgullo de su club o de su grupo.  Por eso es tan importante que nuestros hijos vean que para sus padres no todo vale: que si en una tienda el cajero se equivoca y les cobra de menos, lo dicen; o que son capaces de pedir disculpas si han actuado mal.  Es la forma de enseñarles qué es lo realmente importante.

Por cierto, unos días después del partido escolar, la federación sancionó al equipo por alineación indebida y les dio el partido por perdido.

Twitter