"LOS HIJOS APRENDEN A AMAR TAL COMO PIENSAN QUE HAN SIDO AMADOS"

Autor: José Manuel Mañú
Licenciado en Filosofía y Letras.
Lleva más de 30 años dedicados a la docencia.
Ha escrito varios libros sobre temas educativos.
Fuente:
Entrevista en gaztelueta al día
Autor del libro "La educación afectiva-sexual en primaria"

La educación afectivo-sexual.

 En el libro, se habla del impacto del ambiente en nuestros hijos, del derecho y del deber que tenemos los padres de educar, de formar a nuestros hijos, que la educación empieza desde la cuna y en el hogar, del papel primordial e insustituible de los padres en la educación afectivo-sexual de su hijos. Junto con orientaciones prácticas, en este libro, se repasan conceptos de antropología que fundamentan lo que explica. José Manuel Mañú afirma que es importante asentar las bases en primaria, que sirvan para conversaciones futuras y que forjen en el niño, una idea noble y limpia sobre la afectividad y la sexualidad.

¿Por qué se plantea escribir este nuevo libro? ¿A quién está destinado?

Los principales destinatarios son los padres y, secundariamente, las personas que por función, orientan a padres. Como es lógico, en el término padres se incluye al padre y la madre. A muchos padres les preocupa la autoridad con los hijos, cómo lograr que éstos obedezcan, etc. Sin embargo son menos los que son conscientes de que se les está arrebatando la legítima potestad sobre sus hijos. Hay muchos cauces -leyes, costumbres, publicaciones, programas de televisión, videojuegos, etc.- que ofrecen una visión deforme de la sexualidad y de la vida afectiva, mostrando válida cualquier opción, sea o no adecuada a la dignidad humana. Es verdad que unos padres aislados no cambian el entorno cultural, pero sí pueden poner medios para que sus hijos no se vean afectados por esos enfoques degradantes del ser humano. El derecho primario de los padres a ser ellos quienes den esa educación está recogido en la Declaración de los Derechos Humanos, en la Constitución española y en otras legislaciones de carácter internacional. Sólo quien no acepte la familia como el ámbito idóneo para la concepción y educación del ser humano, puede negar un derecho tan evidente. Si una ley atenta contra los derechos humanos y no respeta al dignidad de las personas, pierde su carta de ciudadanía al dejar de ser justa.

A primera vista sorprende el título la educación afectivo-sexual en primaria''. ¿Cuándo y dónde se empieza a amar?

Al hablar de educación sexual, a veces se piensa en información biológica, más que en una verdadera educación, entroncada en la formación integral de la persona. Si no se comprende el valor único de cada persona, se derivan errores prácticos; hace falta entender la dignidad humana para ofrecer respuestas acordes. Con una buena formación antropológica, es fácil descubrir modos para responder a las preguntas concretas de los hijos. Es más importante tener una visión acertada de la persona que disponer de un manual de preguntas y respuestas, aunque no se puede obviar la importancia de esa ayuda; con sus preguntas, los niños y pre-adolescentes se forman los criterios. Dice Julián Marías en el prólogo de La educación sentimental, que ésta "es uno de los núcleos en torno a los cuales se organiza la vida, precisamente en sus estratos más profundos, donde se encuentran las raíces de casi todo lo demás". Los hijos aprenden a amar tal como piensan que han sido amados; su primer y principal punto de referencia es su propio hogar.

En el libro se señala que se están rompiendo los ritmos naturales de información a los niños. ¿Se está robando la potestad de los padres a educar? ¿Qué deben de hacer los padres?

Antes era bastante previsible cuándo un hijo podía hacer una pregunta; ahora en cualquier momento pueden hacer un comentario que sorprenda. Tan erróneo sería pensar que no tiene ninguna importancia como pensar que detrás de esa pregunta hay un montón de interrogantes sin respuesta. Nunca mejor dicho que hay que tratar de uno en uno a cada hijo. Primero porque la respuesta será personal, aunque la pregunta la haya hecho en público. Segundo, porque habrá que ver el calado real de su inquietud y ver cuánto quiere saber. Lo que es seguro es que se terminaron aquellas situaciones en las que el padre tenía la conversación con los chicos y ella con las niñas. Ahora los temas se abren con la primera explicación y quedan abiertos para siempre que el hijo quiera retomar la conversación con nuevas preguntas o comentarios.

¿Cómo deben contestar los padres las preguntas que les hacen sus hijos sobre la sexualidad? Usted dice en su libro que más vale anticiparse que llegar tarde.

Se debe contestar con la verdad asequible a la edad en la que se plantean las preguntas. Las preguntas se deben responder desde un planteamiento acorde con la dignidad de la persona. El nivel de profundización lo irá indicando el contenido de la conversación. El punto de llegada es que los hijos sepan apreciar la belleza de la sexualidad tal y como fue pensada por Dios para los hombres.

¿Qué papel debe jugar el colegio y los profesores en esta labor educativa?

Los educadores tienen la ventaja de ver con más datos el conjunto del curso y si para los padres es la primera conversación con un hijo, les pueden dar algunas pautas que ayuden a enfocar la conversación. Pero el colegio y los profesores deben tener un papel subsidiario. Cuando el tema deba ser tratado en la asignatura de Ciencias Naturales se tratará con el respeto debido, pero explicando la realidad. Lo ideal sería que un alumno al llegar a esta explicación ya supiera el contenido por haberlo recibido de sus padres. Si no fuera así, sería un buen momento para que estos den el complemento necesario para entender el conjunto de la dimensión afectivo-sexual.

Hábleme del "detector de cariño".

Todas las personas buscamos ser queridas; lo que hay que encontrar es el modo adecuado a cada situación. De hecho, una de las mayores desilusiones que se pueden producir es cuando uno descubre que el cariño ha sido fingido y que uno ha sido utilizado como medio. La persona, si se siente cosificada, lógicamente se rebela contra esa manipulación. Cuando alguien da sexo para recibir cariño es que se siente o muy solo o tiene miedo a ser rechazado si no se comporta como otras personas de su entorno. Quien no demanda sexo a cambio de amistad se hace más fiable como amigo.

Por último, ¿qué consejos se puede dar a los padres en esta complicada labor educativa?

Primero saber, porque se ha interiorizado, tener una visión positiva de la sexualidad humana; es algo querido por Dios. La moral no es un conjunto de prohibiciones arbitrarias sino un camino para ser más feliz y amar mucho y bien. Tener la valentía de ir contra-corriente es más fácil cuando uno tiene la seguridad de ser amado por ser quien es, sin peajes.

Twitter