Son Tus Hijos | Escuela de Familias - TRASCENDENCIA DE LA INCLUSIÓN DE CHICAS Y CHICOS EN LAS MISMAS AULAS

TRASCENDENCIA DE LA INCLUSIÓN DE CHICAS Y CHICOS EN LAS MISMAS AULAS

Autor: Eloy Olabarri

Arquitecto.

Director del Munabe Ikastetxea

Padre de familia.

Orientado familiar.

Fuente:

Sontushijos

Una visión global y un análisis después de varios años de experiencia.

Todos somos conscientes de que la situación de discriminación histórica de la mujer en los puestos directivos de nuestras sociedades exigía cambios en los tradicionales modelos educativos. Uno de esos cambios fue la introducción de la enseñanza mixta. Este modelo pedagógico se instauró como la salvaguarda de la igualdad, o mejor dicho uniformidad, entre sexos, todo ello sin la base de un mínimo análisis previo. A pesar de todas las buenas intenciones subyacentes, la estrategia para articular dicho cambio consistió en incorporar a las chicas en un modelo educativo tradicionalmente pensado para chicos. Una estrategia cuya simpleza está provocando graves consecuencias en la educación de nuestra juventud: fracaso escolar de chicos, falta de liderazgo en las chicas, agotamiento en los profesores,…   

Las consecuencias psicosociales de este cambio podrían equipararse, a nivel mucho más superficial, con lo que ocurre al eliminar los uniformes de los colegios. Una iniciativa a priori interesante para eliminar la posible ‘despersonalización’ de los chicos y chicas en las aulas uniformadas se termina pervirtiendo hasta ser justamente una de la principales fuentes de pérdida de identidad personal, al pasar a ser la calidad y variedad de la ropa, las marcas, el estilo personal, el ‘fondo de armario’, algunas de las características que clasificarán a los alumnos.

El alumno ya no es tanto lo que es en sí mismo, bajo unas condiciones iguales para todos, sino que tendrá que lidiar con la categorización que supone su vestuario.

Algo así, a nivel más íntimo supone la inclusión de estudiantes de distintos sexos en la misma aula. Intentar evitar la reproducción en las aulas de las desigualdades sociales entre sexos mediante aulas mixtas ha derivado en una acentuación de los diferentes roles asignados tradicionalmente a cada uno de los sexos.

Siguiendo al profesor Camps j. (2009), podemos enumerar los siguientes estudios que demuestran:

-  La autosegregación de los sexos en la escuela a partir de los tres años (Lippa, 2002; Maccoby, 2003)

-  La diferenciación, junto con la diversidad de intereses y estilos de juego, que lleva a niñas y  niños a la preferencia por compañeros del mismo sexo, segregación que aumenta progresivamente (Corsaro y Eder, 1990; Thorne, 1993; González López, 1997)

-  Este fenómeno ha sido descrito como universal y desvinculado, en su origen, de la influencia de los adultos (Geary, 2003), lo que induce a pensar que su raíz está en los propios niños.

-  Es una tendencia persistente aún mediando actividades educativas dirigidas a incrementar las relaciones entre ambos sexos (Maccoby, 1990,2003). La autosegregación aparece con fuerza en cuanto dejan de ponerse medios específicos.

-  En la infancia se establecen en las escuela grupos de iguales caracterizados por el hecho de ser de un mismo sexo (Geary, 2003)

-  El grupo de iguales, en la infancia intermedia es de un solo sexo (Coleman, 2003)

-  En la adolescencia, a pesar de la fuerza de atracción por el otro sexo, no desaparece la segregación en gran parte de la actividad social (Maccoby, 2003)

De todo ello, se puede establecer que la socialización en las aulas depende principalmente del grupo del mismo sexo y edad. En presencia del grupo del otro sexo, el sentido de pertenencia al grupo de chicos o al de las chicas se refuerza, lo que demuestra la inefectividad de la simple inclusión de niños y niñas en la misma aula de cara a evitar la reproducción en las aulas de los estereotipos sociales.

Twitter