Son Tus Hijos | Escuela de Familias - PARTICULARIDADES PSICOSOCIALES DE LA ESCUELA

PARTICULARIDADES PSICOSOCIALES DE LA ESCUELA

Autor: Eloy Olabarri

Arquitecto.

Director del Munabe Ikastetxea

Padre de familia.

Orientado familiar.

Fuente:

Sontushijos

la escuela no es la familia no la sociedad, sino una comunidad especifica.

La escuela moderna ha sido presentada durante el siglo pasado como imagen de la sociedad democrática. Según está visión, era preciso difuminar las líneas de división entre niños y adultos. Es claro, sin embargo, que la escuela, por sus propias características organizativas, no es eso.

La escuela no es la familia ni la sociedad, sino que se trata de una comunidad a medio camino entre la socialización familiar y la socialización en el mundo (Camps, 2009, p.54).

Si la socialización se puede entender como el aprender a comportarse ante otras personas, se deduce que esos comportamientos variarán en función de los grupos de personas entre los que nos encontremos: niños, adultos, amigos, profesores… Pero para poder acertar es preciso, en primer lugar, la autocategorización, es decir, la identificación propia con un grupo determinado. Es aquí donde la diferencia entre sexos juega un papel decisivo.  

Merieu (1998, p.81) propone que “los espacios educativos deben construirse como espacios de seguridad” en los que se suavicen las presiones a las que nos vemos sometidos por la comparación con los otros integrantes del grupo, y así podamos asumir roles y riesgos enriquecedores.

En la escuela aparecen dos mundos paralelos: el ámbito de lo curricular y el ámbito de lo informal. Ambas contribuyen a la socialización de los escolares.

Dentro de esta estructura informal, los grupos de iguales desarrollan sus propias normas  y su propia cultura. Grupos de edad similar y del mismo sexo comparten juegos, jergas, normas, valores, prejuicios y aspecto. De este modo, el grupo de iguales –del mismo sexo, prioritariamente- es una referencia fundamental en el aprendizaje de la socialización en la escuela (Coleman, 1968; Páez et al. , 2004)

La escuela debe ser un ámbito de libertad para los alumnos, en el que poder ser ellos mismos, ofreciendo una estructura que facilite a cada alumno el desarrollo de su personalidad, independientemente de los estereotipos y las normas de grupo.

De modo muy acertado, Fleck y Mats (Martínez y Bujons, 2001) reivindican una escuela como espacio de libertad que pueda ejercer de contrapeso a determinadas tendencias sociales.

Twitter