Son Tus Hijos | Escuela de Familias - “LOS PLANES DE ACCIÓN, UNA HERRAMIENTA PARA EDUCAR”

“LOS PLANES DE ACCIÓN, UNA HERRAMIENTA PARA EDUCAR”

Autor: Eli Redondo Laboa

Diplomada en Magisterio con Especialidad en Lengua Extranjera: Inglés por la UPV.

Profesora de Inglés y tutora del aula de 3 años.

Curso académico 2003-2004 en la Universidad "Mount Union College" de Ohio (USA) as a Spanish Teacher Assistant.

Madre de familia.

Fuente:

Sontushijos

Contar con la motivación en la educación de los alumnos.

¿Qué son? Tipos de plan de acción

Es la herramienta eficaz para motivar a un hijo (alumno) a que ejecute actos buenos que le lleven a mejorar o a iniciar un aprendizaje, es decir. Se pretende ayudarles a adquirir hábitos y virtudes a través de la repetición de actos buenos, hechos libremente.Tipos: Los más eficaces son aquellos que promueven actos buenos, pero también pueden emplearse para corregir defectos o para prever que una mala acción no vaya a suceder.

1.- Consecuencia de un pasado: Surgen en un momento determinado, no previsto, como consecuencia de una mala acción.Objetivos: Corregir un mal hábito (mejorar en el orden), corregir una mala costumbre (lavarse los dientes), arreglar un problema (eliminar los celos), potenciar una capacidad baja (prestar mejor atención) o mejorar una situación (cambiar de amigos).

2.- Planes de acción vividos en el presente: Se pretende un mejor cumplimiento de las normas, encargos o costumbres con el fin de facilitar una buena convivencia y armonía familiar. Objetivos: Cumplir mejor una norma ya establecida (no olvidarse de rezar antes de comer), vivir juntos, en familia, una costumbre (comer juntos el domingo y conversar posteriormente, implantar una norma nueva (cada día de la semana un miembro de la familia se encargará de recoger la mesa), revisar el reparto de encargos (ver como está el orden en los armarios), ayudar a otro familiar en el encargo (ayudar a hacer la compra de la casa…)

3.- Planes de acción dirigidos a un futuro: Se pretende ayudar a los hijos-alumnos a ser lo que nos hemos propuesto para ellos, personas libres y responsables. Objetivos: Potenciar sus puntos fuertes (enseñar a un hijo que le gusta estudiar a mejorar su plan diario para el estudio), contrarestar sus puntos débiles (a un hijo que se muestra perezoso, animarle a ser más voluntarioso en aquello que le gusta y analizar con él las ventajas que ello conlleva) apoyarse en sus periodos sensitivos (punto siguiente), reforzar los instintos guía-conocimientos innatos que todas las personas poseen (animar a los hijos cuando se les sorprende haciendo algo bueno “recogiendo el desayuno”), prever los peligros (hablar con tu hijo de 9 años sobre los efectos de las drogas).

● Planes de acción para niños de tres años, atendiendo a los periodos sensitivos.

Es fundamental aprovechar los periodos sensitivos: Corresponden a una determinada etapa y no son voluntarios, es decir, el organismo tiende intuitivamente a realizar determinadas acciones. Se trata de las mejores etapas para desarrollar y reforzar determinadas acciones que si hay repetición ene l tiempo se convertirán en hábitos y virtudes.

1.- Hábitos de piedad: Periodo sensitivo de 2 a 6 años. Es la edad apropiada para creer en la existencia de Dios y en todos los acontecimientos relacionados con su venida al mundo. El amor a Dios debe ser una consecuencia del ejemplo de sus padres. Deben vivir las prácticas de piedad propias de su edad, hasta que lleguen a constituir un hábito. Deben saber que Dios les quiere a ellos. Debe ser normal, en la familia, pedir a Dios unos por otros.

2.- Orden: El periodo sensitivo del orden se vive con mayor intensidad entre 1 y 3 añosEn la virtud del orden se apoyan todas las demás. El orden nos ayuda a disponer de más tiempo, ser más eficaces, aumentar el rendimiento y conseguir los objetivos previstos, nos proporcionan tranquilidadconfianza y seguridad. Nos evita contratiempos y disgustos y nos ayuda a ser más felicescon menos esfuerzo. ¿Cómo se le enseña a un niño a ser ordenado? Jugando. Jugamos con él repetidas veces al escondite, escondiendo las cosas siempre ene l mismo sitio y en el mismo orden. Es un proceso que aprenden con gran facilidad siempre que les enseñe de forma metódica y ordenada y tengan un modelo para imitar. Pero con la misma facilidad tienen la habilidad increíble de imitar el desorden. Si se les acostumbra a dejar cada cosa en un lugar diferente, porque lo ven en sus mayores, lo imitan y mejoran con tal rapidez que pueden convertirse, en poco tiempo, en “unos perfectos desordenados”. El orden debe extenderse a su propia vida de forma rítmica y esto les ayudará en su desarrollo físico, psíquico y espiritual (orden exterior para procurar un orden interior): orden comida, sueño, aseo personal, ocio (salidas)…

3.- Sinceridad: Periodo sensitivo de la sinceridad es de 3 a 9 años. De una forma intensa entre los 3 y 6 años y como consecuencia  de esta conscientes de la justicia entre los 6 y 9 años. Es importante que los niños adquieran el hábito de decir la verdad desde pequeños ya que constituirá los cimientos para facilitar su práctica como virtud. Fundamental el ejemplo de personas de referencia: reconocer cuando se ha mentido y los niños se han percatado de ello. Es importante conocer las razonesFantasía: falsear la verdad por fantasía es muy normal entre los 3 y 5 años y no debe considerarse una mentira. Ellos los toman como algo real y lo expresan así, sin llamarlo mentira. Sin embargo, resulta conveniente que vayan diferenciando el campo real del imaginario. Defensa: la mentira por defensa es muy peligrosa. Cuando se descubre debe atajarse con firmeza porque es fácil que llegue a convertirse en un hábito. Llevar la contraria: La edad de 3 y 4 años coincide con el descubrimiento del yo, y la mentira puede ser la causa de llevar la contraria a los demás por el simple hecho de autoafirmarse. Halago: “Digo lo que le gusta y tendré menos problemas”. En este caso, cuando los padres analizan las causas que han provocado la mentira, están en mejores condiciones de razonar con ellos y corregirles. Es importante saber que la virtud de la sinceridad, básica en la adolescencia, y por ello deben vivirla desde pequeños y conocer su valor. En general, al corregirles, no debemos llamarles mentirosos a nuestros hijos. No son mentirosos, ni desean la mentira, han dicho una mentira, resulta negativa la mentira pero no ellos.

4.- Responsabilidad: Encargos, adjudicación de responsabilidades no sólo en la familia sino también en el colegio. Estos encargos sirven para que potencien la responsabilidad. Potencian la autoestima, se adquieren y refuerzan habilidades y se educa en el servicio a los demás. No deben recibir exclusivamente refuerzos materiales, la satisfacción del deber cumplido es lo que tiene que primar.

5.- Obediencia: El periodo sensitivo de la obediencia es de 4 a 10 años. Es el “talón de Aquiles” de todos los padres. Siempre hay que explicar el porqué de nuestra actitud hacia el niño, pero especialmente a la hora de enseñarle a obedecer. Ejercicio de autoridad, exigencia con cariño, límites claros, firmeza, persistencia en el tiempo, ejemplo. A partir de los 3 años debe ser diligente. No hay que permitir que tarde demasiado en obedecerte o que no haga por sistema lo que se le ordena, porque esta manera de actuar puede llegar a convertirse en un hábito pésimo de comportamiento.

6.- Juego: La edad del juego tiene su máxima intensidad entre los 4 y 7 años. Los niños aprenden jugando. Para ellos todo es juego. Es esencial que el niño sepa jugar y, a través el juego, desarrolle los hábitos positivos que más tarde le permitirán adquirirvirtudes. Es importante que los padres enseñen a jugar a sus hijos, jugando repetidas veces con ellos y buscando compañía de otros niños. Enseñándoles descubrimos que les entusiasma aprender cosas nuevas, le produce alegría saber hacer cosas y no se cansan de repetirlas. A través del juego se les puede ofrecer la oportunidad de elegir la actividad que quieren realizar, responsabilizarles a jugar el mismo juego sin cambiar cada 5 minutos, saber terminar los juegos, aprender a jugar solos, enseñarles a jugar con otros niños, aprender a ayudar a los demás, acostumbrarse a recoger un juguete antes de sacar otro, cuidar y no romperlos….

Twitter