¿CÓMO PIENSA UN NIÑO?

Autor: Eli Redondo Laboa

Diplomada en Magisterio con Especialidad en Lengua Extranjera: Inglés por la UPV.

Profesora de inglés y tutora del aula de 3 años.

Curso académico 2003-2004 en la Universidad "Mount Union College" de Ohio (USA) as a Spanish Teacher Assistant.

Madre de familia.

Fuente:

Sontushijos

Conocer los patrones más habituales.

Cada día que pasa los niños, en la etapa de Infantil, descubren algo nuevo de sí mismos o de su entorno, y evolucionan gracias a nuevas habilidades, capacidades y conocimientos. Como adultos, vemos pensamientos y comportamientos de los niños que nos resultan graciosos, pero es importante que sepamos qué pasa por su cabeza a esta edad y qué actividades podemos realizar con ellos para ampliar su bagaje de experiencias. Para ello, necesitamos saber cuáles son los patrones más habituales de los niños en edad pre-escolar y las cosas que les ayudan a comprender lo que les ocurre  para desarrollarse y crecer.

· EGOCENTRISMO

Los niños a estas edades tienden a creer que son el centro del mundo, pensando que las cosas pasan por ellos, por este motivo explican el mundo en términos egocéntricos. Por ejemplo, si ve que sus padres se pelean, piensa que se pelean por él, o no entiende que tenga que compartir  sus juguetes con otros niños o sus hermanos.

· CREEN EN LA MAGIA

Los niños desconocen los principios de la ciencia y llegan a creer que sus padres o hermanos mayores hacen magia sobre las cosas que les rodean. Por ejemplo, le dan a un botón y son capaces de abrir la puerta de un garaje, sacan comida caliente del micro-ondas y de unos aparatos que sacan del bolso puede escuchar ¡la voz de su abuela! Estas situaciones las asocian a poderes que tienen los adultos y que esas cosas que ocurren ¡son mágicas!

· ANIMISMO

Los niños son capaces de atribuir vida a cualquier cosa que ven que se mueve o se desplaza. Por ejemplo, los niños pueden personalizar el coche, piensan que está vivo sólo porque se mueve, por lo que no nos debemos extrañar si nos encontramos al niño hablándole al coche o a la televisión.

· SENTIDO DE LA CANTIDAD

Los niños de esta edad tienen dificultad para comprender que una cantidad permanece igual salvo que quitemos o añadamos más a ella. Por ejemplo, si le das a uno una galleta más grande y a otro dos más pequeñas, comprobarás cómo el que tiene la galleta grande se quejará diciendo que tiene menos. Para solucionar el conflicto bastará con romper la galleta grande y así obtener dos galletas, a pesar de tener la misma cantidad en galleta.

La evolución en la capacidad de razonamiento de un niño evoluciona gracias al juego, los materiales, su relación con otros niños y la implicación de los adultos. Los niños se explican de la mejor forma que pueden. Parte del reto con el que se enfrentan los padres es facilitar su desarrollo cognitivo y de entender las cosas de forma más elaborada. Con el tiempo y la experiencia, el niño comprenderá que a pesar de que las cosas cambien su forma, un trozo de plastilina sigue siendo el mismo.

Twitter