ENSEÑAR A LOS HIJOS A AMAR A LA IGLESIA. ¿UNA ASIGNATURA PENDIENTE?

Autor: Patricia Gómez
Licenciada en Químicas, ha trabajado como profesora y como directiva en varios centros educativos.
Orientadora familiar y Vicepresidenta de COFAB.
Es madre de familia numerosa.
Fuente:

Original para sontushijos

Ante el maltrato mediatico a la Iglesia.

Hace algún tiempo cayó en mis manos un libro “Padres cristianos con éxito”, cuyo título me pareció curioso. Sin embargo, esa expresión ha venido a mi memoria, en más de una ocasión, cuando leo o escucho en los medios de comunicación noticias sobre el Papa, la iglesia, los sacerdotes. Es una triste realidad el maltrato mediático que sufre la Iglesia católica prácticamente a diario: muchos artículos son tendenciosos, muchas informaciones sesgadas y a menudo el amor a la verdad es sustituido por el deseo de desprestigiar, difamar, y presentar una imagen deforme de los cristianos y más en concreto de la jerarquía.

Cualquier cristiano sabe, también por propia experiencia,  que la Iglesia está formada por pecadores, pero sabe también que es una familia sobrenatural, que está asistida por el Espíritu Santo, que durará hasta el final de los tiempos y – según nos recuerda el Evangelio- “el poder del demonio no la derrotará”.

¡Qué fácilmente parece que olvidamos esto los cristianos!

Quizá nos hemos acostumbrado a presenciar  campañas injustas pero bien organizadas encogiéndonos de hombros, sin mucha esperanza de que podamos hacer algo que contribuya a que se conozca la verdad.

En primer lugar, acudiendo nosotros mismos a las fuentes, para enterarnos de primera mano.

Después, saliendo al paso de acusaciones injustas, cada uno según sus posibilidades, que irán desde conversaciones privadas, hasta, en algún caso, la participación en medios de gran difusión.

Y siempre, especialmente los padres de familia, inculcando en el corazón de nuestros hijos un amor sincero y leal a la Iglesia, nuestra madre.

Hace pocos meses Benedicto XVI visitó nuestro país, lo cual fue una oportunidad excepcional para tener muy presente al santo Padre y sus intenciones. En mayo ha sido beatificado Juan Pablo II, a quien todos nosotros hemos conocido y querido: otra ocasión estupenda para hablar a nuestros hijos de ese gigante que fue Karol Wojtyla.

En agosto tendrá lugar la jornada mundial de la juventud, que podemos encomendar en familia, facilitar la asistencia de nuestros hijos, si están en edad de ir, y así sucesivamente, podremos encontrar cantidad de ocasiones para enseñar a nuestros hijos a conocer y querer al Papa, a los obispos, a los sacerdotes, y a rezar por ellos.

¿Y cuando llegue el escándalo? Explicaremos a nuestros hijos, de un modo adecuado a   su edad, que los cristianos en estos casos tenemos que rezar más,  esforzarnos para ser mejores y ayudar en lo que podamos, igual que haríamos si una persona de nuestra familia se comportara mal.

Twitter