OPORTUNIDAD EN LA COMUNICACIÓN

Autor: José María Contreras
Licenciado en Biología
Dedicado desde siempre a la formación de personas, tanto en la empresa como en centros educativos.
Diplomado en Pedagogía y PDD en el IESE.
Fruto de su experiencias ha podido publicar más de una docena de libros y ha colaborado en distintos medios decomunicación.
Padre de tres hijos.
Fuente:

Texto tomado del libro "Pequeños secretos de la vida en común". Con autorización del autor

Pequeños secretos de la vida en matrimonio

Cuando dos personas se constituyen en matrimonio, evidentemente lo hacen con la intención de ser más felices que hasta entonces. Para eso tiene que haber una intercomunicación personal que haga la vida más atractiva de lo que era.

¿Realmente son más felices? No se sabe. Porque nunca se sabe cómo sería la vida de una persona si no hubiera tomado una determinada decisión. Aunque luego la destome. Ya es otra vida, con otro pasado, etcétera.

Mejor que la pregunta anterior, quizá sería más adecuado preguntar: «¿Se ponen los medios para que eso sea así? ¿Realmente después de casados la comunicación es mayor que antes?»

No se puede generalizar, pero lo que se oye con mucha frecuencia es que los matrimonios adolecen de una gran falta de comunicación. No porque no haya cosas que decir, sino por falta de ilusión para decir las cosas. Cuanto menos se comunica, menos ganas se tienen de comunicar.

La convivencia (vivir-con) se convierte en una coexistencia (existir-con) pacífica (esperemos), como se decía de la relación entre las dos grandes potencias, cuando en la Tierra había dos grandes bloques. No se agredían pero tampoco había ninguna comunicación entre ellas.

La vida en común puede terminar en lo mismo. Sobre todo, si se considera el inicio de esta vida como un final, como la llegada a algún sitio,

¡Ya estoy casado!», y no como el comienzo de algo.

Cuando se cambia de casa hay que convertirla en un hogar, hay que hacerla. Cuando una persona cambia de trabajo es un volver a empezar, un poco partir de cero; aunque se haya mejorado, tiene que empezar a construirse.

Cuando uno cambia de estado tiene que rehacer su vida para que esa vida, en ese nuevo estado, ten­ga éxito. Sin embargo, la expresión rehacer la vida sólo se emplea cuando uno se separa.

Realmente, si se tiene la idea de que se debe construir se pondrán los medios para comunicar, conocerse. Nunca es tarde para establecer ese diálogo que debe existir, y romper las barreras en este terreno, como son la televisión, la timidez, la prisa, el miedo a la verdad, etcétera.

¿Por qué no puede uno hablar con su pareja de determinados temas? Temas de los que, por otra parte, habla con otras muchas personas, e incluso habla con todo el mundo menos con su pareja.

Hay que romper las barreras hablando, aprovechando los momentos receptivos de la otra persona y siendo oportunos. Sin olvidar que una comunicación inoportuna es una barrera más que distorsiona la comunicación.

 

Twitter