LA NECESARIA REFORMA EDUCATIVA

Autor: Enrique Marcos

Licenciado en Derecho

Profesor de E.S.O. en el colegio Las Fuentes – Alcaste

Fuente:

Sontushijos

La reforma pasa por la colaboración escuela y padres.

Es necesario adaptar la enseñanza al siglo XXI, basándose en la excelencia del profesorado, así como su motivación, la necesaria colaboración con los padres, basado en la cultura del esfuerzo y en el respeto al profesorado y su consideración de autoridad pública. El profesor debe ser tratado como una de las profesiones de más prestigio, si va a ser quien forme a los futuros notarios, jueces, abogados, médicos, científicos, catedráticos, políticos, arquitectos, etc. Para ello su sueldo debería ser más elevado que en la actualidad, recibir cursos de formación y perfeccionamientos anuales. El docente debe ganar su prestigio social y su reconocimiento, con lo que se le deberán dar los mejores medios para su preparación. Otra de los aspectos claves será que exista la flexibilidad necesaria para dar respuesta a la plural diversidad del alumnado. El profesor deberá estar muy atento para detectar cualquier problema de aprendizaje, de adaptaciones curriculares significativas o no significativas. Otro de los rasgos que diferencien a los buenos profesores, será la motivación,  deberán ser grandes motivadores de sus alumnos, lo define muy bien el Premio Nobel de economía y profesor de la Universidad de Chicago, Hames Hickman: “Un niño motivado aprende más, y un niño que aprende más se vuelve más motivado. Motivar es más importante que transmitir conocimientos”.

Otro rasgo exigible a la nueva escuela debe ser la participación, las clases deberán ser cortas y de carácter práctico, más que memorizar, habrá que invitar a los alumnos a que dialoguen, intervengan en clase y defiendan sus posturas desde los distintos puntos de vista. Que el aprendizaje no se base en la mera memorización de los contenidos. Hay que plantear una discusión en los aspectos más internos del proceso enseñanza-aprendizaje.

Que la expresión oral y el correcto uso de la lengua sea un instrumento esencial para la comprensión y el acceso a los conocimientos y distintas materias. Junto a la lengua vehicular, se deberán utilizar otras lenguas, de manera que el trinlinguismo se adapte a los nuevos tiempos. Y que esta adaptación no sea sólo que desaparezcan algunas materias como Educación para la ciudadanía, o que desaparezca algún curso como 4º de la ESO, sino que suponga una transformación de los modelos educativos.

Twitter