LA PÉRDIDA DE LA FE EN LOS ADOLESCENTES (I)

Autor: María Olabarri
Licenciada en Historia.
Profesora y Coordinadora de formación en Bachillerato en Ayalde Ikastetxea.
Fuente:

Original para sontushijos

De obligada lectura para padres con hijos en educación infantil.

 

 Es frecuente en colegios donde se imparte formación cristiana que un buen número de alumnos, cuando llega la adolescencia, dejen de practicar su fe.

Mi  experiencia de casi 30 años como tutora de alumnas de Bachillerato me ha enseñado que el origen de este abandono no está principalmente en el ambiente que rodea a los jóvenes o en la influencia de los medios de comunicación. La causa fundamental son los propios padres de estos adolescentes.

Aunque siempre hay excepciones, observo año tras año lo siguiente:

1.- Generalmente, dejan de practicar los hijos de los padres que no practican. (1)

2.- La  fe suele estar bien arraigada en aquellas alumnas cuyos padres son coherentes con su fe y se han implicado en la transmisión de la vida cristiana.

Quizá no merezca la pena añadir nada más a este artículo y dejar que quién lea reflexione sobre estos datos desnudos que ofrece la experiencia. Si son padres de Educación Infantil quizá se animen a tomar algunas decisiones.

Nota a pie de página

 (1) Normalmente son matrimonios que conservan la fe y han buscado para sus hijos colegios católicos  pero el ambiente familiar es demasiado neutro: apenas se habla de Dios que no forma parte con naturalidad del entorno de esa familia.

A los padres compete en primer lugar la transmisión en la fe y se comprueba que delegar en otros agentes  como el colegio no da resultados satisfactorios . El colegio colabora  pero es incapaz de suplir la labor de los padres.

Es imposible que un niño crea que es importante ir a Misa el domingo o recibir los sacramentos cuando ve que sus padres no ponen interés en ello.

Los niños oyen en los colegios: “Esto es muy importante”.

Los niños ven en sus casas aunque nadie lo dice explícitamente: “Esto realmente no es importante”.

Los niños concluyen: “En el colegio me enseñan la teoría pero no todo lo que aprendo es necesario practicarlo”

Twitter