Son Tus Hijos | Escuela de Familias - EL POR QUÉ DEL GATEO

EL POR QUÉ DEL GATEO

Autor: Ana García Paja

Diplomada en Educación infantil.

Profesora de inglés de Ayalde Ikastetxea.

Tutora 1º Educación infantil

Fuente:

Sontushijos

La importancia del gateo.

A menudo,  los padres preguntáis por qué  incluimos el gateo en el programa de psicomotricidad. Se ha demostrado que el gateo programado aún con posterioridad a la etapa natural  del desarrollo neurológico sigue ayudando a la integración sensorial y con ello a la madurez del sistema nervioso. De hecho se utiliza en terapia para niños con problemas.

Como muestra veamos la importancia del gateo en su etapa natural.

Entre los seis y los doce meses los bebés comienzan el proceso del gateo. Deberán  gatear el máximo tiempo posible, ya que el gateo es la base de muchas otras habilidades.

-Al aguantar el peso de su cuerpo con las manos, el bebé desarrolla la estabilidad  de los hombros y desarrolla la palma de la mano. Es importante para las habilidades  de motricidad fina, como coger el lápiz y dibujar.

-El gateo proporciona una gran riqueza de input táctil a través de las manos y a veces, a través de todo el cuerpo. A los bebés que no les gusta el tacto o se muestran a la defensiva a nivel táctil, evitan a veces el gateo por este motivo.

-Al tener movilidad desde pequeño, el bebé empieza a planificar cómo conseguir las cosas y cómo alcanzar determinadas posiciones. Esto es importante para la planificación motora, que es esencial para aprender posteriormente otras habilidades, como montar en bicicleta o aprender a saltar.

-Al gatear por el suelo el bebé puede meterse en lugares complicados, lo que le enseña sobre el tamaño de su cuerpo y, en consecuencia, desarrolla la conciencia espacial. La conciencia espacial, a su vez, es importante para aprender a leer, escribir y para las matemáticas.

-Ayuda al establecimiento de la convergencia, focalización, y visión estereoscópica del ojo, que son fundamentales para el proceso de la lectura.

-El gateo requiere la utilización coordinada de los dos lados del cuerpo. Por lo tanto, fomenta el desarrollo de los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro y las conexiones entre ambos. Esto es vital para la coordinación posterior, como la que tiene que ver con el salto.

Twitter