Son Tus Hijos | Escuela de Familias - DEBERES: MUCHOS, POCOS O NINGUNO

DEBERES: MUCHOS, POCOS O NINGUNO

Autor: Enrique Marcos

Licenciado en Derecho y diplomado en criminología.

Máster en formación del profesorado y Máster en Admistración Local.

Diploma de estudios avanzados en la Universidad de La Rioja.

Título superior en francés.

Funcionario del cuerpo de gestión procesal de la administración de justicia.

Profesor de francés en ESO y Bachillerato en el colegio Las Fuentes – Alcaste.

Fuente:

Sontushijos

No hay una oposición entre trabajo en casa y descanso.

Hay padres, profesionales de la educación, que opinan que habría que mandar los deberes justos, ya que consideran que muchas horas de trabajo en casa, no garantizan el obtener buenas calificaciones. Argumentan también que en ocasiones traen de cabeza a los padres y que perjudican a aquellos alumnos que rondan el fracaso escolar. Países como Francia, los prohibieron en 1956, para alumnos de primaria.

Existen padres que ven en los deberes, una continuación de su jornada laboral,  otros padres se ven desbordados en los conocimientos de algunas asignaturas, por lo que no pueden ayudar a sus hijos, y en ocasiones tienen que recurrir a profesores particulares.  Existe un informe Pisa sobre alumnos de 15 años, cuya conclusión, es que los deberes pueden acentuar las diferencias entre los alumnos. Así los alumnos procedentes de familias más acomodadas, tienen más facilidades a la hora de realizar un trabajo, que los que tienen más dificultades económicas, por ejemplo a la hora de tener profesores o clases  particulares. Se convierte en ocasiones, en perjuicio, ya que cuando no los llevan hechos, o mal hechos, lo que hace que sean corregidos por el profesor.

Otra conclusión que establece dicho informe, es que el empleo de más de 4 horas, a la hora de realizar deberes, es ineficaz y apenas tiene efectos positivos en los resultados finales. Existen países como Shangai, dedican 14 horas semanales a las tareas escolares, en otros países como Rusia, Italia o Irlanda, superan las siete horas de media semanal.

Existe la opinión contraria, de quién afirma, que los deberes son oportunos, porque entrenan la fuerza de voluntad. Así opina Joan Vaello, autores de libros como “Las habilidades sociales en el aula” y “como dar clases a los que no quieren” opina que

En las sociedades como la nuestra donde hay mucha permisividad y se puede conseguir casi todo con poco esfuerzo, me parece bien que desde pequeños los alumnos se vayan acostumbrando a trabajar. Hay que conseguir que los alumnos adopten unos hábitos de autodisciplina, que se hagan la cama o dejen ordenados los zapatos, que ellos mismos asuman las tareas sin tener que estar supervisándoles permanentemente para que hagan algo.

En países como Finlandia, uno de los países que destacaban en los resultados de la educación, según el informe Pisa, dedican la mitad de tiempo de a la hora de realización de deberes. En España, se dedican aproximadamente 6 horas y media semanales a la realización de deberes y tareas escolares en los alumnos de primaria con el argumento que agravaban las diferencias sociales.  La mitad de los países de la OCDE, está en 5 horas semanales.

Como conclusión,  a cada alumno habría que asignar tareas en función de sus necesidades en función de sus necesidades educativas especiales.  Como señala el Vicedecano de la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra quien manifiesta, refiriéndose a las desigualdades entre los alumnos, que los deberes pueden hacer “que los buenos alumnos se hagan mejores y los malos, aún peores”.

Yo creo que hay tiempo para todo, que sabiendo organizarse, hay tiempo para hacer los deberes y tiempo para dedicarlo al ocio, pero lo que es verdaderamente necesario es la autodisciplina, la autonomía, el hábito de trabajo, y que existe una relación proporcional directa entre el tiempo de trabajo y estudio invertido y el rendimiento y los buenos resultados académicos, si bien, habrá que tener en cuenta el Informe Pisa sobre desigualdad,  lo ideal sería que cada alumnos tuviese unos deberes conforme a sus necesidades.. El forjar hábitos de disciplina y la cultura del esfuerzo son imprescindibles,  y se pueden conseguir mediante los deberes, eso si, en su debida medida.

Twitter