Son Tus Hijos | Escuela de Familias - NO ES UN PRODUCTO CUALQUIERA

NO ES UN PRODUCTO CUALQUIERA

Autor: Lorena Zabala
Licenciada en Ciencias Sociales y de la Comunicación por la Universidad del País Vasco.
Realizó estudios de Doctorado en Relaciones Internacionales especializándose en Comunicación Audiovisual Internacional.
Ha realizado estancias de investigación como profesora invitada en distintas universidades: Iberoamericana en México D.F y en la Universidad de Rosario (Argentina).
Fuente:

Sontushijos

¿Elegimos con acierto los programas para nuestros hijos?

 

 Hace más de un siglo que los hermanos Lumière mostraron su invento al mundo, el cinematógrafo, y nadie, ni siquiera ellos mismos hubieran podido imaginar que lo que acababan de inventar era una maravillosa máquina para contar historias que tendría una poderosa incidencia en nuestra cultura.

Posteriormente, en la década de los años 40 del siglo XX, llegó la televisión. A partir de entonces, éste medio se convirtió en la estrella y es que un ciudadano europeo medio dedica más de tres horas diarias a ver TV. En la actualidad, el espectador se ve obligado a elegir entre una inmensa oferta de cientos de canales gracias a la tecnología digital.

No se debe subestimar la importancia de la industria audiovisual: Para la gran mayoría de los ciudadanos, es la fuente principal de información no sólo de lo que pasa en el mundo sino de la naturaleza de ese mundo. Desempeña un papel fundamental en el desarrollo y en la transmisión de los valores sociales e influye no sólo en lo que los ciudadanos ven sino también en cómo entienden lo que ven. Es además, la fuente principal de ocio y cultura. Los productos audiovisuales son algo más que productos,  son: productos culturalesque poseen la cualidad de influir poderosamente en lo que los ciudadanos conocen, sienten y creen. Ejercen una función de entretenimiento fundamental, pero también educativa bien de forma directa o indirecta.

Este punto de vista según el cual los Media (Medios de Comunicación Social) tienen una función educativa, no es nuevo ni mucho menos, sino que se refleja en los sistemas legales de todas las democracias de Europa Occidental. Estos sistemas procuran garantizar que los Media no estén excesivamente controlados por determinados intereses privados ni por el Estado. Teniendo en cuenta estas breves reflexiones, me pregunto: ¿Elegimos con acierto nuestros “productos culturales”? ¿y para nuestros hijos, hijas, alumnos, alumnas, nietos, nietas........?.

Twitter