Son Tus Hijos | Escuela de Familias - UNA EDUCACIÓN CON LÍMITES

UNA EDUCACIÓN CON LÍMITES

Autor: Leire Gajate Tena y Nekane Martín.
Leire Gajate: Diplomada en Magisterio por la UPV/EHU de San Sebastián.
Ha trabajado impartiendo clases particulares de euskera a niños, y ha estado un año como becaria en el colegio Eskibel.
Actualmente es tutora del aula de dos años.
Nekane Martín: Magisterio en lengua extranjera (Universidad Mondragon). Titulación de EGA.
Fuente:

Sontushijos

Una educación sin límites puede crear unos alumnos tiranos.

 

INTRODUCCIÓN:

La disciplina es uno de los aspectos fundamentales que todo niño necesita desde pequeño para prepararse para la vida y tomar decisiones correctas. Quienes la marcan son los padres o tutores, por eso es importante que ellos sepan realmente lo que necesitan sus hijos para ser felices (los miedos que tienen, lo que les gusta,…) y también para formarlos desde pequeñitos.

Muchos padres creen que decir NO a un niño es demostrarle que no le quieren, pero esto nada tiene que ver con el amor. Si nosotros exigimos a alguien es porque ese alguien nos importa realmente y queremos lo mejor para el, ya que el exigir también es un esfuerzo para el educador.

La disciplina y los límites son un conjunto de métodos para que los niños tengan actitudes adecuadas. No hay que confundir la disciplina con el castigo, se puede disciplinar sin necesidad de castigar.

(Cuando hablamos del castigo nos referimos a situaciones como por ejemplo: un niño está jugando y pega a otro niño. El “castigo” sería que el niño que ha pegado pidiera perdón a su compañero y si la situación lo requiere se le puede sentar al niño durante 2 minutos (no más) en la silla o “txoko” de pensar.)

1.- ¿POR QUÉ SON NECESARIOS LOS LÍMITES?

Como hemos dicho antes los límites son necesarios para una buena educación del niño.

Fortalece su autoestima: Establecer reglas le ayuda a tu hijo a tener confianza en sí mismo y a fortalecer su autoestima. Al final las reglas o los límites son para ellos como una referencia.

Se siente seguro y protegido: Sabe que sus padres distinguen lo que está bien de lo que está mal y eso al niño le tranquiliza y le da seguridad.

Fomenta la tolerancia: los niños deben entender que no siempre pueden hacer lo que deseen, aunque lloren. Si desde pequeños les acostumbramos a seguir unas reglas que nosotros los padres les hemos puesto, será más fácil en un futuro seguir en la misma línea de educación.

Aprenden valores: como por ejemplo el orden, el respeto, la tolerancia,…

2.- COMO PONER LÍMITES

Imponer los límites no es fácil, por que nos tendremos que enfrentar a muchas discusiones y acostumbrarnos a que el niño se salte muchas veces los límites hasta que aprenda.

LOS LÍMITES SE DEBEN PONER DESDE PEQUEÑOS: es más fácil ceder a sus rabietas ya que cuando son pequeños muchas actitudes que hay que corregir nos hacen gracia, pero el niño  debe saber que el no es no. Así aprenderá lo que puede y no puede hacer.

LOS LÍMITES DEBEN SER ADECUADOS A SU EDAD: no podemos pretender que un niño de 2 años haga su habitación, pero sí podemos empezar a inculcarle el orden, (que recoja los juguetes cuando termine de jugar), que esté sentado en la mesa, que utilice los cubiertos, que obedezca,… deben ser normas reales.

LOS LÍMITES DEBEN SER CLAROS Y PRECISOS: los padres tienen que estar totalmente compenetrados. No deben ser generales como por ejemplo: tienes que portarte bien. Es preferible, si el niño está jugando, decirle: “cuando acabes recoge los juguetes”. A estas edades los discursos no valen para nada, hay que decir claro lo que se pide y el porqué.

LOS LÌMITES DEBEN HABLARSE DE ANTEMANO: Hay que fijarlos de ante mano, no en el momento, para esto digamos que hay que seguir tres pasos: se habla (se le explica al niño), se le recuerda (en el momento que ves que va a caer) y finalmente si el niño no cumple, hay que ir a las consecuencias.

DEBEMOS DAR EJEMPLO: nosotros somos el ejemplo a seguir del niño, y no podemos exigir a un niño, por ejemplo, que recoja sus juguetes si luego nosotros tenemos toda la mesa llena de papeles.

HAY QUE DARLE TIEMPO: como todo, el niño necesita tiempo para asimilar una nueva situación. Ellos irán aprendiendo las normas y nosotros debemos tener paciencia y saber que fallara muchas veces. Por eso es muy importante que seamos firmes. Por ejemplo el niño aprenderá mejor a recoger los juguetes si al principio nosotros recogemos con él.

DEBEMOS MANTENER LA FIRMEZA: tenemos que sentirnos seguros de la decisión que hemos tomado y aplicarla siempre que haga falta.

DEBEMOS DISTINGUIR QUE LÍMITES SON INAMOVIBLES: hay normas que son básicas y no pueden ser objeto ni de revisión ni de diálogo ni nada. (el niño que ha pegado a sus padres, que escupe, que muerde,…)

3.- QUÉ DEBEMOS HACER COMO PADRES

3.1.- PAUTAS PARA PADRES Y MADRES:

SE DEBE DEDICAR TIEMPO A LOS HIJOS: muchos problemas vienen por que no tenemos suficiente tiempo para estar con nuestros hijos, y muchos nos sentimos culpables por ello, entonces el poco tiempo que tenemos nos da miedo poner o establecer unos límites. Pensamos que lo mejor para nuestro hijo es que mientras esté con nosotros el niño haga lo que quiera y esté contento. Pero por el bien del niño y de su futuro es mejor establecer unas normas por muy poco tiempo que estemos con él.

- LAS REGLAS DEBEN DE SER PACTADAS: PERO NO EN EL CASO DE UN NIÑO DE DOS AÑOS. Un niño de 2 años NUNCA debe ser quien tome decisiones. No puede estar por encima de los padres, todavía es muy pequeño.

- LO IMPORTANTE ES CÓMO SOMOS: nosotros somos el ejemplo de los niños y evidentemente no le podemos pedir algo que nosotros no hacemos.

SE DEBE SER FIRME: es normal que los niños nos pongan a prueba para ver hasta dónde llegamos nosotros y hasta dónde puede llegar él. Por eso, en ese momento es cuando más firmes tenemos que ser. Si se cede una sola vez ya no hay marcha atrás.

3.2.- DEBEMOS SER FUERTES LOS PADRES CUANDO…

- CUANDO PASAMOS SITUACIONES CRÌTICAS: Muchas veces los límites se pierden cuando pasamos una situación difícil. Muchas veces caemos en la tentación de proteger al niño desde el miedo a la culpa y realmente lo único que hacemos es destrozar su estabilidad.

- NO DISCREPAR EN LA EDUCACIÓN DE NUESTRO HIJO: El padre y la madre tienen que estar de acuerdo en todo, por que si no el niño juega con nosotros y al final en estos casos se rompe la firmeza y el niño consigue lo que quiere.

- NO DEBEMOS SER SUPERPROTECTORES: el estar siempre detrás del niño no es nada bueno. Lo único que se consigue es que el niño tema por todo, no se sienta seguro en nada. No aprende a defenderse, no aprende a tomar decisiones por si mismo… Y SON NIÑOS CON UNA AUTOESTIMA MUY BAJAY CON MUCHOS MIEDOS.

DEBEMOS MANTENER EL NO: el no de unos padres no se debe negociar. Y no tenemos que caer en la tentación cuando el niño después de un no coja una casqueta y ceder.

4.-CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS CUANDO EL NIÑO SOBRE PASA EL LÍMITE

El niño tiene que saber que cuando pasa el límite luego tendrá consecuencias. Ellos luego verán si cumplirlas o no pero tiene que saber que las hay. Evidentemente esto hay que enseñárselo, no podemos pretender que el niño sepa todo de un día para otro. Luego también el castigo que se le pone al niño no debe usarse como algo habitual sino no vamos a conseguir nada con ellos.

Los castigos deben de ser:

- Cortos y proporcionados a la acción: si el castigo dura mucho al niño se le olvida por qué está castigado en estas edades. Ellos deben saber que es el resultado de la acción, una cosa inminente. 

- Deben ser educativos: el castigo tiene que tener relación con la norma que se salte. 

- No se debe retrasar el castigo: mejor que sea cuanto antes. 

- Deben de ser comprendidos: el niño tiene que saber el porqué está castigado. 

- Debemos de dar una oportunidad para que mejore su conducta: tenemos que tener paciencia, el efecto inmediato del castigo es que el niño sepa que está mal hecho pero es bueno darle una oportunidad para que rectifique.

LOS NIÑOS QUE NUNCA HAN TENIDO LÌMITES…

Como hemos dicho antes lo límites hay que ponerlos desde pequeños. No vale para nada no ponerle ningún límite hasta los 10 años y luego intentar corregir sus modales.

- Caprichoso

- Intolerante

- No tolera un NO.

- Se enfada frecuentemente.

- Manda en casa.

- Culpa a los demás de sus errores.

- Tiene todo lo que quiere.

- Su autoestima está ligada al tener y poseer.

5.- CONSEJOS PARA FACILITAR LA EDUCACIÓN DE VUESTRO HIJO

CONFÍA SIEMPRE EN SU HIJO: si él ve que vosotros confiáis en él, él también confiará en vosotros, y verá que lo que hacéis lo hacéis realmente por que le queréis.

HAY QUE ESCUCHARLE: no hay que subestimarle sus problemas aunque nos parezca una tontería para ellos son problemas.

REFUERZA LO BUENO: tenemos que ser más positivos en eso. El decirle todo lo que ha hecho mal le puede afectar en su autoestima.

DEMUÉSTRALE TU CARIÑO: está demostrado que un niño con cariño crece  más por fuera y por dentro y son más capaces de hacer cosas.

Twitter