Y LLEGO SEPTIEMBRE...

Autor: Marisa Bailly-Bailliere
Fuente:

Suplemento Arvo

¿Cómo servirnos del inicio de curso para ayudar a nuestros hijos?

 

Ya estamos en septiembre y un año más, ha llegado la vuelta al cole. Queremos que éste sea un curso mejor para nuestros hijos en sus notas, en su autoestima y en la relación con sus compañeros. Es éste un objetivo ambicioso y noble que todo buen padre y madre tiene. Y, simultáneamente, es un objetivo inalcanzable cuando los padres pretendemos lograrlo solos. Los padres nunca estamos solos, sino que el colegio acompaña nuestra labor

Ilusionarnos nosotros con el nuevo curso:Es importante que redescubramos el valor que tiene el colegio para nosotros. Planteárnoslo de manera posi­tiva, verlo como un periodo lleno de retos, de alegrías y de dificul­tades que ayudarán a nuestro hijo a crecer. Mirarlo con aprecio y sabernos de verdad parte de él. Los padres deberíamos proponernos lo siguiente:

- Nunca hablar mal del colegio delante de los hijos.

- Preguntar lo que no se entiende.

- Apoyar sus decisiones y dar valor a las actividades que organiza.

- Rechazar la crítica. Algunos padres piensan erróneamente que cuando se reúnen para protestar sobre algún tema del colegio están favoreciendo a sus hijos, sin embargo ocurre lo contrario.

Acompañar a nuestro hijo en su vida escolar desde el primer día:

Es clave para su motivación. A nuestro hijo le gusta que mostremos interés por sus tareas. Es más, no sólo le importa sino que lo necesita. Para que un niño rinda bien en el centro escolar ha de encontrar motivación en su propia casa. ¿Cómo podemos ayudarle?

- Preguntarle qué está aprendiendo y cuándo tiene exámenes o trabajos que entregar. Un ejemplo gráfico que da muy buen resultado es pegar en la cocina (a la vista de todos) una hoja con las fechas importantes.

- Leer su agenda y ojear sus cuadernos, al menos el fin de semana, que solemos disponer de más tiempo.

- Facilitarle su estudio de cada tarde haciendo que tenga un lugar adecuado para ello.

Además de crecer en motivación en las clases estará contento, participará más y se atreverá a preguntar aquello que no entienda.

Aprovechar más la tutoría uorientación: La tutoría es un medio crucial en el que hemos de confiar cien por cien porque el único objetivo que tiene es el bien de nuestro hijo. El orientador u orientadora prepara cada sesión a conciencia, habla con cada uno de los profe­sores para recabar datos y después dedica un tiempo a diseñar un plan de acción concreto y personalizado para ofre­cerlo al alumno y a sus padres. ¿Cómo sacar más partido a este medio?

- Preparar la tutoría. Decidir qué temas vamos a comentar, qué dudas queremos aclarar y cómo nos ha ido el plan de acción que nos propusimos en la última sesión.

- Aportar una información más completa. El orien­tador necesita que le hablemos de nuestro hijo con sinceridad. Cuenta con nuestro punto de vista y siempre va a respetar nuestra opinión.

-Actuar. Poner el plan en funciona­miento. Mantenernos en contacto con el orientador haciéndole saber cómo se va desarrollando.

La tutoría es una reunión muy valiosa en la que el asunto que tratamos es el desa­rrollo integral de nuestro hijo.

Estar bien informados:Es funda­mental para seguir el curso escolar y estar integrados en el colegio. Hay dife­rentes canales por los que nos informan y hemos de aprender a usarlos:

- Todos los días ha de existir nuestro momento web. Cada vez más centros educativos optan por colgar la informa­ción en su web. Ahí nos encontramos fotos, recuerdos de actividades que han hecho los alumnos, el calendario, el menú... etc.

- Organizamos para asistir a las reuniones de padres. Un buen objetivo de este curso puede ser acudir los dos, madre y padre. Además de conocer bien los detalles en lo refe­rente a nuestros hijos estas sesiones sirven para socializarnos con las familias de la clase.

- Responder las cartas cuando así se requiera. Aunque en ocasiones nos parezcan demasiado frecuentes está claro que detrás de cada envío hay una razón. A veces son permisos para que nuestro hijo pueda ir a una excursión y nos arries­gamos a que no llegue a tiempo.

Reconocer el trabajo de losprofesores:Sabemos por propia experiencia cuánto influye la labor de los profesores en el aprendizaje y en el desarrollo personal de sus alumnos. Hay mucho esfuerzo escondido junto con aciertos y errores, como en cualquier profesión.

Quizás podríamos crecer en confianza con ellos y unir fuerzas por el bien de nuestro hijo o hija.

Algunas ideas:

- Interesarnos por saber quiénes son, cómo se llaman, qué asigna­tura imparten a nuestro hijo y si tienen alguna responsabilidad más en el colegio.

- Conocer su trabajo y respetarlo.

- Valorar su profesionalidad. Los profesores siempre se están formando.

- A la hora de opinar en casa: Siempre delante de los hijos hablar bien y luego, los padres solos discutir los aspectos del profesor que no entendamos o nos parezcan mal. El siguiente paso, claro está, sería pedir cita con el profesor para aclarar el tema.

A nuestros hijos les importa mucho lo que opinamos sobre sus profesores. Si perciben una valoración positiva y de respeto ellos también respetarán al profesor y a su asignatura, lo que se verá reflejado en su rendimiento.

Enseñarles a hacer amigos: Laamistad es una pieza clave en el desa­rrollo de nuestros hijos. En el colegio aprenden a tener amigos pero les cuesta y a veces pasan malas temporadas hasta el punto de no querer ir al colegio.

Los padres hemos de guiarles no sólo cuando son pequeños, sino también en los cursos posteriores que es cuando suelen compli­carse las amistades. Es conveniente enseñarles a dejar jugar a todos, prestar sus cosas, pedir perdón después de una pelea, aceptar las disculpas del otro...

Y cuando se trate de consolarles por haber experimentado un mal gesto de sus amigos podemos enseñarles a reflexionar: ¿Cómo te senti­rías si te hicieran a ti lo mismo? ¿Cómo eliges a tus amigos? ¿Qué es lo que más te gusta de ellos?

Es muy importante que les escuchemos aunque nos repitan los mismos problemas. Buscan nuestro consejo y necesitan desahogarse. Hemos de ponernos en su lugar, para ellos una pequeña pelea signi­fica mucho y les puede descentrar.

Participar en las actividades para padres: ¿Conocemos qué acti­vidades hay en nuestro colegio? Cada centro ofrece sus propias actividades y pueden ser muy variadas como:

- Actividades deportivas. Hay clases para madres y/o padres.

- Actividades de solidaridad. Se organizan mercadillos solidarios y visitas semanales a centros de mayores para hacer labor de acompañamiento.

- Los cursos de orientación. Hay colegios que diseñan un plan de formación completa para padres cada año. Suele tratarse de varias sesiones formativas repartidas por trimestres. Los temas que se proponen se adaptan a cada grupo de padres en función del curso de sus hijos. Son una ayuda muy eficaz para los padres porque dan ideas concretas sobre cómo afrontar algunas situaciones difíciles con los hijos o cómo evitar que surjan conflictos.

Actuar respetando el ideario delcolegio: En primer lugar hay que cono­cerlo bien. A la mayoría de nosotros nos habrán informado al respecto en la primera reunión que tuvimos en el colegio. Como padres responsables, deberíamos leerlo con atención y así saber mejor su contenido.

Siguiendo estos puntos que hemos indi­cado estaremos más cerca de lograr que este curso sea más óptimo para nuestros hijos. Perseverando día a día llenos de confianza e ilusión enseguida vislumbra­remos estos resultados:

- Tendremos una mayor satisfac­ción personal.

- Nuestros hijos crecerán en autoestima.

- Crecerá nuestra confianza en las orientaciones del tutor.

- Nos senti­remosmás cercanos a sus profesores.

- Conoceremos a más familias.

- Tendremos más recursos para educar a nuestros hijos.

- Estaremos más contentos con el colegio y más identificados con el ideario.

Twitter