Son Tus Hijos | Escuela de Familias - ALUMNOS SOLIDARIOS, CONSTRUYENDO DESDE CASA

ALUMNOS SOLIDARIOS, CONSTRUYENDO DESDE CASA

Autor: Borja Ortega

Licenciado en Biología y Diplomado en Magisterio.

27 años dedicados a la docencia desde EP hasta Bachillerato.

Actualmente directivo de Munabe Ikastetxea.

Fuente:

Sontushijos

En los colegios se pueden hacer actividades... y en casa muchas más.

 

Ser solidario está en boga. Consiste en tener la capacidad de pensar en los demás. De ser un tema algo olvidado está cogiendo fuerza hoy en día: se valora positivamente que una persona esté, trabaje...en actividades solidarias, una ONG, un comedor social, etc.

La solidaridad es una virtud cristiana y trabajar este valor está muy relacionado con el respeto, la tolerancia, empatía, generosidad, la sensibilidad...de ahí la importancia de trabajarla. ¿Dónde? Lógicamente se aprende, sobre todo, en familia, en casa. Y los padres son los referentes más importantes. El colegio apoya a las familias pero construyendo desde la base que ya traen desde casa. Además cuando unos padres quieren que sus hijos, en su futuro, sean hijos solidarios están evitando uno de los males mayores que algunas familias caen: el proteccionismo de los hijos haciendo que estos sean unos individualistas y egoístas, pues precisamente con la virtud de la solidaridad lo que buscamos es pensar en los demás y no en uno mismo.

En los colegios se pueden hacer muchas actividades: visitar residencias de ancianos, de personas discapacitadas, orfanatos, comedores sociales, mercadillos de juguetes, ropa y libros...siempre de manera voluntaria pues si queremos lograrlo no podemos imponerlo. Es una competencia transversal.

Y en casa, en el día a día, ¿cómo se hace esto? Es sencillo. Es cuestión de aprovechar muchas pequeñas ocasiones de cada día para que en cada hogar haya un rato de pensar en los demás.

Algunas ideas muy puntuales, sin querer agotar las posibilidades, pueden ser:

* El ejemplo de papá y mamá es lo primero, indudablemente. Recordemos que para dar hay que tener, tenemos que ir por delante.

* Ser solidario no es sólo dar dinero. Más importante podría ser dar nuestro tiempo, conocimientos, recursos...

* Lo mío es mío, pero lo comparto con otros sin esperar nada a cambio.

* Ayudar a los hermanos, primos, amigos. Si están enfermos, ¿les llamo? ¿me preocupo por saber cómo están o si necesitan algo?

* Conocer que existen otras realidades sociales y otros niños menos afortunados. Podemos aprovechar las noticias del telediario o del periódico para hablar con ellos, explicarles, preguntarles qué haría él si estuviera en esa situación...

* Apadrinar un niño como regalo de reyes, de la primera comunión...

* Que den limosna a un mendigo, en el cesto de la misa...sacado, lógicamente, de su hucha.

* La necesidad está al alcance de la mano. No hay que irse lejos para ayudar. "Vamos a hacer la compra pues la abuela está enferma, o vamos a la casa de la abuela que tiene tres bombillas fundidas de la lámpara y no se puede subir a una escalera". Con frecuencia tenemos ocasiones bien cerca de ayudar a los demás.

* Regalar ropa y juguetes que ya no se utilicen e incluso el saber renunciar a un buen juguete. Que en las cartas a los reyes magos escriban algo para los hermanos, padres...no solo para ellos.

* Jugando se aprende siempre. Mejor los juegos sociales que los individuales.

* No solo en Navidad, cualquier época del año es propicia para tratar este tema.

* El tener en casa encargos: limpio los zapatos, pongo o recojo la mesa del desayuno, ayudo a recoger los juguetes, llevo la ropa planchada a mi armario, bajo la basura...

Twitter