MINDFULLNESS

Poner “atención plena” cuando estamos con nuestra familia les hará más felices, y además reduce el stress.

El mindfullnes está de moda. No solo se extiende el número de centros y especialistas que lo recomiendan y enseñan. También algunas empresas han empezado a ofrecer cursos a sus empleados, e incluso en el Parlamento Británico, un grupo de expertos y políticos ha elaborado el informe “Mindfull nation UK”, en el que se recomienda su fomento en todo el país.

Pero, ¿de qué se trata? Mindfullness significa “conciencia plena” o “atención plena”, y propone centrarse en el momento presente, en lo que estamos haciendo este momento, y disipar las preocupaciones o agobios por el pasado y por el futuro. Dejar de pensar en los errores que hemos cometido o en un comentario que nos ha sentado mal. Evitar dar vueltas en la cabeza a los problemas reales o posibles sobre los que no podemos hacer nada ahora mismo. Dirigir la atención al presente y vivir este momento plenamente: concentrarse en el trabajo que tenemos delante, contemplar el paisaje, sentir el aire fresco o la propia respiración. De este modo se consigue “parar la lavadora” que gira constantemente en nuestra cabeza, reduciendo el stress, el agobio y la dispersión.

Una gran ocasión para aplicar la “atención plena” son los momentos que pasamos con nuestra familia. Vale la pena hacer un esfuerzo para descartar las preocupaciones por el trabajo o por otros asuntos, y estar plenamente con nuestros hijos y nuestro cónyuge. No solo reduciremos el stress, sino que les haremos más felices.

Twitter